17 ago 2021

Simbiosis Airen de Tinaja 2019, de Bernardo Ortega.

Simbiosis Airén de Tinaja 2019
Airén 100%
11,5% vol.
Vinos de Bernardo Ortega
Vino de la Tierra de Castilla
(Villarobledo, Albacete)


Simbiosis Airén de Tinaja 2019, es un vino monovarietal de Airén, elaborado por el enólogo Bernardo Ortega, un tipo joven, al que conocí personalmente este año, simpático, manchego de Villarobledo, y empeñado - y qué buen empeño el suyo - en darle a  la variedad Airén el verdadero protagonismo que merece, y recuperando del pasado esa elaboración tradicional en tinaja de barro: vino de pueblo, es el término que se empieza a acuñar en otras zonas y por otros elaboradores; o como dice el propio Bernardo "el vino que bebía mi padre o el que bebían mis abuelos" y que poco a poco, o mucho a mucho, se ha ido perdiendo.
Curiosamente el vino desarrolla algo de velo de flor durante el tiempo que permanece en la tinaja de barro, donde fermenta en contacto con los hollejos de la uva, algo que por otro lado no es nada infrecuente, ya que la levadura se encuentra cómoda con buena temperatura y buena humedad para desarrollarse. Esto, finalmente, se nota al probar el vino.


Allí, por esos "campos de soledad, mustios collados", que decía el poeta, - aunque de mustios nada de nada - por la zona de Villarobledo (Albacete) dispone Bernardo Ortega de cepas viejas de Airén, cepas de secano, plantadas en vaso, tradicional sistema de plantación muy típico para las cepas viejas en la mayoría de zonas vinícolas de España.


Cepas manchegas plantadas en vaso.
(Foto de guiarepsol.com)

Simbiosis Airén de Tinaja 2019 es un vino blanco, muy fresco, ligero, con una atractiva carga frutal en nariz que recuerda a las manzanas, las peras, fruta blanca en general acompañada de toques de levadura de panadería, con muy buena acidez en boca, paso muy agradable y fresco por el paladar y una sensación mineral que le da algo más de cuerpo de lo que se podía esperar. Francamente rico, de los vinos que, misteriosamente, desaparecen de manera rápida de la copa. Y de la botella.


---------------------------------------
Simbiosis Airén de Tinaja 2019 está en unos 9-10€. Muy buen precio para todo lo que ofrece: esfuerzo, dedicación, pasión y éxito.
Ver en Vinos Cutanda, por ejemplo: Aquí.





12 ago 2021

El envero. Vendimia 2021.

Continuamos para bingo.

Pronto llegará la cosecha de 2021 y este blog continúa su andadura, a pesar de los pesares.

----------------------------------------------


El Envero.

(Foto de Finca Antigua)
Al principio del verano todas las uvas son verdes. Están verdes. Los racimos de uva blanca, son verdes. Los racimos de uva tinta son verdes también. Contienen altos contenidos en ácidos, ácido málico y otros - les pasa a todas las frutas; cuando no están maduras o aptas para comer, decimos que están verdes. Pero en el caso de las uvas y parafraseando a aquella mítica banda madrileña llamada Los Nikis en los ochenta, "pero al llegar Agosto, "vaya bayas"... Esto es el Envero.

Los racimos de uva tinta son ahora guirnaldas de colores, rosas, malvas, violetas, como las flores. Parece como si la planta mandara una orden: - Hay que producir antocianos. Los antocianos son las sustancias colorantes de la uva, que más adelante se incorporarán al vino tinto. Se encuentran en la piel, no en la pulpa. Pero no todas las uvas obedecen a la vez, que esto no es el ejército. es como si a cada uva le tocara en un momento concreto, como si hubiera un turno, resulta algo aleatorio.



(Foto de escocesvolante)

El Envero es la primera etapa de la maduración de las uvas y comienza con este espectáculo de colores en los racimos que, a modo de semáforo, advierte de la inminente llegada de la maduración y, claro está, de la vendimia. En este momento se empiezan a encender las alarmas. La vendimia está cerca.
Mas adelante, las uvas terminan por madurar disminuyendo su contenido en ácidos, y aumentando su contenido en azúcar hasta alcanzar un máximo. Esas sustancias colorantes que decía, los antocianos, también alcanzarán su momento óptimo en la llamada Maduración Fenólica

Nos encontramos pues en uno de los momentos más importantes en la elaboración de un vino, pues sin buena y cuidada materia prima no se logrará el objetivo. Suerte!!


(Foto de Jesus Vinyales)



24 abr 2021

Amontillado Monteagudo, de Bodegas Delgado Zuleta.

Amontillado Monteagudo Collection
Palomino Fino 100%
18,5% vol.
Bodegas Delgado Zuleta
D.O. Jerez


Se trata de un amontillado de media crianza, entre 12 y 14 años, que forma parte de la gama de vinos Monteagudo de la Bodega Delgado Zuleta, y cuyo nombre homenajea al VI Conde de Montegudo, don Jose María de Bustillo y Romero, del linaje familiar de los actuales propietarios de la bodega.

Un amontillado sanluqueño que procede de una gran Manzanilla de Sanlúcar como es Manzanilla La Goya, donde alguna de sus criaderas podría servir para refrescar las ultimas criaderas de la solera de amontillado, por lo que podemos decir que tiene unos 7 u 8 años de crianza biológica, como Manzanilla que es, para pasar por otros 6 o 7 años, aproximadamente, de crianza oxidativa, una vez encabezado con alcohol vínico hasta los 17% -18% vol.








Un poco de historia.

Los orígenes de esta bodega se remontan a 1744 con la bodega propiedad de don Francisco Gil de Ledesma y Sotomayor, Regidor Perpétuo de Sanlúcar de Barrameda, pero será de don Jose María Delgado y Zuleta, Marino de Guerra, nacido en Las Cabezas de San Juan, Sevilla, en 1839, de quien adquiera el nombre actual esta antigua bodega sanluqueña, al hacerse cargo de los negocios de su familia política por su matrimonio con Dolores Ñudi, descendiente de los Gil de Ledesma. 
Será cuando los Bustillo Romero entronquen con los Delgado Ñudi, que pasará la bodega a manos de la familia Bustillo, cuna de muchos marinos de la Armada, entre ellos Jose María Bustillo y Barreda, Capitan General y Ministro de Marina en la segunda mitad del siglo XIX.

"Marinos de España, crucemos los mares..."



En primer plano, antigua Manzanilla Lola, por Dolores Delgado Ñudi.



Antigua etiqueta de Manzanilla La Goya
cuando la empresa era Hijos de 
Jose Delgado y Zuleta 




Gama Monteagudo.


Delgado Zuleta realizó en otoño de 2020 un rediseño o rebranding de toda la Gama Monteagudo añadiéndole el término Collection, colección formada por siete vinos: Amontillado, Oloroso, Palo Cortado, Medium, Cream, Moscatel y Pedro Ximénez, dándole una imagen más moderna, elegante tanto al etiquetado como a la botella. Un acierto más.

Amontillado Monteagudo
es de color ámbar claro, con tonos cobrizos. Aromas elegantísimos y finos, muy intensos, de notas tostadas, maderas, frutos secos, pero sin perder el carácter de la manzanilla de la que procede, que en boca se hace más evidente con un paso delicado, muy seco, suave que luego se vuelve rotundo en el postgusto. Riquísimo.

Para mí es el tipo de amontillado que más me gusta, en torno a los 14-15 años, a ser posible sanluqueño, por la finura extra que le da la manzanilla, una manzanilla ya madura. Según la contraetiqueta, precisamente esta botella L-22690 correspondería a una saca de Septiembre de 2020, entiendo que la primera con la nueva etiqueta, suponiendo que 269 sea el día del año, y el 0 el año, 2020. Suponiendo...por tanto llevaría unos 8 meses embotellado.




Contraetiqueta de Amontillado Monteagudo


_______________________________

Bodegas Delgado Zuleta, S.A.












4 mar 2021

Oloroso Bertola 12 Años, de Díez-Mérito.

Oloroso Bertola 12 Años
Palomino Fino 100%
19% vol
Bodega Diez Mérito 
D.O. Jerez

 

Empezamos Marzo de 2021, tras la festividad del Día de Andalucía, con un gran vino de Jerez, un Oloroso por derecho, con 12 años de crianza oxidativa o físico-química, elaborado por una bodega histórica como es Bodegas Díez-Mérito.

Las bodegas Díez-Merito, actualmente propiedad de la familia Espinosa, de Jerez, han pasado por un largo recorrido histórico desde que en 1876 se fundara la Bodega Díez Hermanos, por los hermanos Díez y Pérez de Muñoz, que curiosamente eran diez hermanos, si bien fueron dos Manuel y Salvador los fundadores de la bodega; todo tiene Cádiz un doble sentido. Más adelante, ya en el siglo XX, al adquirirlas bodegas del Marqués del Mérito, pasaron a ser Bodegas Díez-Mérito, antes de que entrara en acción Rumasa y toda aquella movida de los 80. Después, el riojano Marcos Eguizabal se hace con ellas tras la quiebra de Rumasa. Finalmente vuelven a manos jerezanas cuando en 2016 la familia Espinosa las adquiere, refundándolas como Bodegas y Viñedos Díez-Mérito, y con dos edificios emblemáticos: la Bodega Bertemati, de 1790, y la Bodega El Cuadro, donde tiene su despacho de vinos, así como la Viña El Diablo, la histórica Viña El Caribe, y otra en Gibalbín, Las Mezquititas.

Por otro lado, el nombre de Bertola resulta que es una españolización, por decirlo de alguna manera, del apellido inglés Bartle, que se pronuncia más o menos 'bértol' o 'bártol', apellido de la familia Craven-Bartle que se asentó en Jerez entre los siglos XIX y XX y acabaron fundando la bodega  - no poco importante - Bertola S.A.

(Etiqueta de Jerez Oloroso de Bertola S.A.)



(Antiguo marca de Díez Hermanos)


(Bodega Bertemati, de Díez-Mérito)
 

Más de una vez he oído y a veces hasta lo he leído, que Jerez era tierra de Olorosos, mientras que El Puerto lo era de Finos. Conceptos, claro está, de antaño, ya que hoy día se hace de todo en todos sitios, pero el oloroso era el vino clásico de Jerez. En el caso del Oloroso Bertola 12 años, hablamos de un vino que se elabora a partir de un mosto de Palomino Fino, que tras la fermentación, se encabeza a 18% vol. de alcohol mediante la adición de alcohol vínico, para pasar a las solera de oloroso para una crianza oxidativa de hasta 12 años en viejas botas de roble americano de 500 litros. 

Esta podría ser y de hecho es, la elaboración actual de la mayoría de los olorosos, ya que parece que se está perdiendo la  - digamos - tradición del segundo encabezado, esto es, encabezar el mosto ya fermentado a 15%, los mostos más finos, dejarlos durante uno o dos años en bota con crianza biológica y en una segunda clasificación encabezarlos a 18%, con la consiguiente pérdida de flor.

Oloroso Bertola es de coloro caoba oscuro, con algún reflejo cobrizo,  profundo, con abundante lágrima glicérica. Nariz intensa, de notas tostadas, frutos secos, fruta escarchada, y aromas de madera vieja, barnices. En boca es muy seco, amplio, con volumen. Se nota cálido y muy largo.

En un gran oloroso con una alta relación calidad/precio ideal para consumir casi en cualquier momento y en cualquier ocasión.

 

__________________________
Bodegas y Viñedos Díez Mérito
https://diezmerito.com/




24 ene 2021

Los Vinos de Jerez. Los Cream Sherry y Medium Sherry.

 

A propósito de los vinos Cream y Medium del Marco del Jerez, que son vinos de cabeceo o mezcla de dos vinos, uno seco, normalmente oloroso - aunque también los hay con amontillado - y uno dulce en menor proporción, como un Pedro Ximenez o un Moscatel, nos encontramos con una amplísima variedad de vinos en cuanto a la vejez y en cuanto al contenido en azúcar residual, porque es este último el que determina que un vino sea Cream o sea Medium, según el Consejo Regulador, como indico más abajo.

En principio habría que tener en cuenta esas dos variables: la vejez media del  vino base - el oloroso o el amontillado - es decir, del vino seco que entra en más proporción, porque puede ser un oloroso joven o un oloroso con 10 o más años de crianza, y por otro lado el nivel de azúcar, medido en gramos/litro, que alcanza la mezcla.

Ambos vinos Cream y Medium, están encuadrados en el tipo Vino Generoso de Licor siendo el Medium el menos dulce, cuyo contenido en azúcar puede ir desde los 5 gr/L  hasta los 115 gr/L - con dos subcategorías más, Medium Dry si no llega a los 45 gr/L y Medium Sweet si los supera - y el Cream cuyo contenido en azúcar va desde los 115gr/L hasta los 140gr/L, inclute tambien los Pale Cream.

Pero también habría otra variante más, y es que hay algunas marcas en donde primero se envejecen los vinos por separado, el seco y el dulce, y luego se ensamblan, es decir se mezclan, y se embotellan, y hay otras normalmente las más económicas, en los que primero se hace la mezcla y luego se introducen en botas para su crianza oxidativa durante un tiempo determinado.

Veremos unos ejemplos:

Medium.



Convendría a las bodegas informar o publicar sobre el contenido exacto de azúcar, ya que los intervalos legales son bastante amplios. Osborne solo especifica que su 10RF es un Medium, aunque sabemos que es ‘sweet’  - basta probarlo – pero sin llegar a los 115 g/L, pues entonces sería un Cream. En ambos casos son vinos jóvenes con unos 6 años de crianza oxidativa, que se elaboran haciendo primero el ensamblaje o cabeceo de los vinos de Palomino y Pedro Ximénez, y sometiéndolos después a la crianza en bota.

Dry Sack MediumAquí más info sobre este vino.


Cream.


Bodegas Lustau tiene dos vinos Cream Capataz Andrés y este más especial, East India Solera, que se elaboran envejeciendo por separado el Oloroso de Palomino y el Pedro Ximénez, en el caso de este último durante 12 años, para después hacer el ensamblaje, y ya en la Solera de East India envejecer tres años más hasta un total de 15 años. East India Solera llega hasta los 134 g/L de azúcar pero debido a su larga crianza, la acidez se equilibra con el dulzor, y puede dar la sensación de ser menos dulce. Es un gran vino.

A diferencia, el archiconocido Canasta Cream de Williams & Humbert, un Top ventas, tiene 132 g/L de azúcar, y tiene una elaboración similar al Dry Sack, pero con un mayor aporte de Pedro Ximénez para aumentar el contenido en azúcar.


 
Luego están los famosos Bristol Cream, de Harvey´s, elaborado con una mezcla de hasta cuatro vinos de Jerez diferentes, olorosos, amontillados, finos y pedro ximenez, con posterior crianza en botas pero que tampoco se sabe el contenido en azúcar. Sí se sabe que Bristol Cream fue la primera marca registrada con el apelativo de Cream, en 1880. 
El Pale Cream Croft Original, que ahora pertenece a Gonzalez Byass, un Cream pálido, blanco, elaborado con vino fino y mosto rectificado, pero siempre manteniendo en los límites el contenido en azúcar, hasta 110 g/L, con 4 años de crianza en botas, ya efectuado el ensamblaje. San Domingo Pale Cream, tambien de Gonzalez Byass tuvo su éxito hace años, ahora es rarísimo de ver.

Y todo esto, sin olvidar los vinos de otras zonas del Marco de Jerez, como Chiclana de la Frontera, que elaboran Cream con Moscatel, como el Cream El Trovador de Bodegas Primitivo Collantes.

Por tanto, vemos que hay vinos con distinto contenido en azúcar dentro de una misma categoría, el alcohol, la acidez, hacen que ese dulzor llegue a ser más o menos empalagoso o esté menos equilibrado, siempre el consumidor tendrá sus preferencias y gustos.










                                  






 

15 ene 2021

Manzanilla Cuestecilla, de Bodegas Delgado Zuleta.

 

Delgado Zuleta presenta Cuestecilla,

 una manzanilla de otro siglo.

 

  •           El origen de su solera se ubica en un casco bodeguero ya abandonado del Barrio Alto de Sanlúcar.
  •      Por su condición de Single Cask, solo habrá una única edición de 600 botellas numeradas.  


Sanlúcar de Barrameda, a 15 de enero de 2021. 

Delgado Zuleta comienza el año lanzando al mercado Cuestecilla, una nueva manzanilla con múltiples factores diferenciales que la hacen muy singular. Será el primero de los 5 nuevos proyectos que la centenaria bodega sanluqueña va a ir presentando en la primera mitad de este 2021.

 El origen de este vino se remonta a la época en la que Delgado Zuleta aún disponía de numerosos cascos de bodega diseminados por el núcleo urbano de Sanlúcar, allá por la década de los 80 del pasado siglo. En el triángulo formado por las calles Albaicín, Cristo de las Aguas y Cruz del Pasaje, en el Barrio Alto sanluqueño, se ubicaba la nave Cuestecilla. Una bodega en la que confluían numerosas circunstancias que favorecían extraordinariamente la crianza biológica, como la monumental parra que cubría el patio y que proyectaba sombra durante todo el día sobre las paredes de la bodega o la humedad aportada por las corrientes freáticas que discurrían por el subsuelo en ese punto de la ciudad.

 Sabedores del tesoro que tenían entre sus manos, una de las principales preocupaciones de los capataces cuando en 1989 se inició el traslado de Delgado Zuleta a su actual emplazamiento en el Pago de las Dehesillas, fue precisamente encontrar una ubicación adecuada para este soleraje de Cuestecilla que le permitiera al velo de flor seguir desarrollándose con la misma viveza, lo que tras muchos estudios se logró finalmente en un privilegiado rincón de la bodega 250 Aniversario, donde desde entonces ha formado parte de la solera de La Goya. 

 De esta ya de por sí exclusiva solera, el enólogo de la bodega, José Antonio Sánchez Pazo, ha seleccionado una única bota y la ha vaciado completamente, creando de esta manera una manzanilla Single Cask. Al contrario de la práctica habitual al llenar los vinos generosos, tomando una porción de muchas botas buscando la uniformidad, se ha optado por crear un vino único, que jamás se repetirá en la historia, puesto que todo el vino contenido en la bota se ha usado para llenar las únicas 600 botellas numeradas a mano que componen la edición única y limitada de Cuestecilla, que se presenta en una elegante caja de madera.

 Su creador, José Antonio Sánchez Pazo, la califica como “una manzanilla muy emocionante, es de esos pocos vinos que te erizan el vello porque contiene el alma, la esencia y el espíritu de la bodega pero multiplicado exponencialmente”.

 Desde el punto de vista organoléptico, Cuestecilla es una manzanilla -con más de 6 años de crianza- con un color amarillo dorado brillante, que deja un lagrimeo en la copa que da indicios de su estructura. En nariz se presenta muy punzante e intensa, con notas frescas y salinas y una presencia muy evidente de la viva crianza biológica de la que ha disfrutado. En boca es explosiva, untuosa, redonda y de gran persistencia.

 Cuestecilla forma parte de la gama de vinos La Casa, la selección de vinos de Delgado Zuleta consagrada a rescatar tesoros de sacristía que hasta ahora sólo podían disfrutar las familias propietarias de la bodega, como el amontillado VOS Viejo Zuleta o el médium Las Señoras.





 

Sobre Delgado Zuleta

Delgado Zuleta nace en 1744, lo que la convierte en una de las bodegas más antiguas del Marco de Jerez. En 1918 toma el nombre artístico de una famosa bailaora, La Goya, para su principal manzanilla, y en 1987 se fusiona con la bodega Rodríguez La-Cave. 

Tiene el privilegio de ser proveedor de la Casa Real, y además de contar con botas firmadas por Alfonso XIII y Victoria Eugenia, los príncipes de Asturias eligieron su manzanilla para su enlace en 2004. En su porfolio de productos cuenta con diferentes gamas, como Zuleta y Monteagudo, donde conviven todo tipo de vinos tradicionales (manzanilla, amontillado, palo cortado, oloroso, cream, pedro ximénez y moscatel). 

Sus marcas más emblemáticas son las manzanillas Barbiana y La Goya y su amontillado VORS Quo Vadis? En los últimos años se ha destacado por un intenso proceso de diversificación, con lanzamientos tan destacados como el vermú Goyesco y la gama Lola, de vinos tranquilos.   

[Nota de Prensa]


13 dic 2020

Andresen Ten Years Old White Porto






Sorprendente este Oporto blanco. 


Andresen Ten Years Old White Oporto.
Zona. Oporto (Portugal).
Bodega J.H. Andresen.
20% vol.
Botella: 50 cl.



He de reconocer que jamás había probado un Oporto blanco, a mis cincuenta y pocos años, ya ves tú; y tampoco recuerdo, en mis varios Vinobles visitados, que ningún Oporto blanco se me haya cruzado en mi camino, ni al alcance de la copa,  no así los Ruby, los Tawny, que los hay de distintas edades, los LBV  - Late Bottle Vintage, etc, etc, pero repito, jamás un Oporto blanco.

Pues bien, resulta que en una de las últimas catas de mi querido grupo de cata 'Narí de Corcho' un socio se trajo este excepcional Andresen Ten Years Old White Porto, un sorprendente vino licoroso  - he de recordar que nuestras catas son a ciegas - que me dejó descolocado al descubrirse la etiqueta. Por cierto, gracias Edu, por el acierto.


Este oporto blanco esta elaborado con una ensamblaje de varias uvas blancas como la Malvasia Fina, Côdega de Larinho, Rabigato, y Arinto, variedades que se encuentran más o menos extendidas por toda zona del Douro portugués, y también en la zona contigua de Tras-Os-Montes. Lo que no es tan frecuente es que los blancos de Oporto alcancen esos diez años de crianza en similitud a los Tawny de 10 años, ya que suelen ser vinos jóvenes, elaborados para ser consumidos relativamente pronto.

Es muy aromático, se nota cierta densidad al servirlo, recuerda en primera instancia a algunos vinos botritizados como los Sauternes, pero ves las lágrimas caer por la copa, licoroso, glicérico; aromas fruta escarchada, orejones, membrillo, miel. Al probarlo notas la suavidad, la concentración, el dulzor equilibrado con la acidez brutal. Una delicia de vino.




Sobre la bodega
Como todas las bodegas de Oporto, J. H. Andresen tiene sede en Vilanova de Gaia. Se fundó allá por 1845 por un danés, Jann Hinrich Andresen, emigrante que arribó a Oporto como grumete de un barco con solo 14 años. Y también como todas las bodegas de Oporto, tiene sus viñedos en el interior de la zona del Douro, en la Quinta das Aranhas, de unas 40 Ha de viñedo, donde realmente elaboran los vinos, bien surtido de todas las variedades autóctonas de la zona para todas las categorías de Oporto que elaboran, incluidos otros White Port de 20 años y de 40 años, ojito ahí!!.



6 dic 2020

Viña Corrales, de Peter Sisseck, y Fino Camborio, de Piñero.

 

Viña Corrales, de Peter Sisseck, y Fino Camborio, de Piñero.

Como hermanos separados, figuradamente, claro.


Esta historia podría empezar hace unos 5 o 6 años, pongamos 2015, por ejemplo. El Fino Camborio vivía en la calle San Francisco Javier, en Jerez de la Frontera, en su tranquila y pequeña casa-bodega. Había sido bautizado años atrás con el nombre de otro conocido fino, el desaparecido Fino Camborio de Terry, de El Puerto de Santa María, pero poco o nada tenían en común salvo el nombre.

El Fino Camborio jerezano, al cuidado de su "padre" Juan Piñero, y sobretodo de su "padrino" el enólogo Ramiro Ibáñez, había llegado a ser uno de los mejores finos del Marco, o el mejor, según algunos. Su larguísima crianza biológica, sus escasas sacas y sus rocíos con los mejores mostos y sobretablas fueron claves. En esa época recibió 91 Puntos Parker - yo creo que merecía alguno más - por el Wine Advocate español, Luis Gutierrez.

Más adelante llegó el momento de protagonismo del Fino Camborio en Rama, es decir, cuando se embotella un fino sin apenas filtracion, tratando de mantener las mismas propiedades y características del vino que se haya en la bota. Y también apareció en formato magnum, una delicia de vino, primero en 2017 y otra saca al año siguiente que sumó un punto Parker más y llegó a los 92, en la llamada Saca de Floración de 2018, o Saca de Primavera, un vino procedente de unas 20 botas - aquí viene el spoiler - que Piñero no vendió a Peter Sissek y se las llevó a la bodega de Sanlúcar de Barrameda donde se cría la Manzanilla Maruja, otra emblemática marca de Terry.

Nos encontramos ya entre 2017 y 2018 cuando entra en escena Peter Sisseck, el de Pingus, en asociación con Carlos Del Rio Gonzalez-Gordon, propietario de la bodega Hacienda Monasterio, en Ribera del Duero, y compran a Juan Piñero nada menos que 470 botas de fino y la propia bodega de la calle San Francisco Javier, con la idea de elaborar su propio fino, partiendo de una base, una buena base, de Camborio. Sisseck además pilla unas hectáreas, diez en total, de viñedo del bueno, en el Pago de Balbaina y también en el de Macharnudo, para ir refrescando cosecha tras cosecha su nuevo vino, embotellado en Abril de 2020 y bautizado como Viña Corrales, que alcanza los 96 Puntos Parker, conformando una solera de 74 botas, Solera Fino PS, y presentado en botella borgoñona estandar, pero solo unas escasas 1200 unidades, la mayoría habrán cruzado ya el atlántico.

Por otro lado, seguimos en 2020, este año fatídico para unas cosas, una nueva saca del Fino Camborio en Rama, ahora subtitulado como Seleccionado, acaba de salir al mercado, casi simultáneamente al Viña Corrales. Durante este tiempo ha sido refrescado con mostos de Añina y Macharnudo; un fino viejo, Fino Amontillado, con 12 años de crianza, y un tono más ámbar, presentado en botella de 50cl, transparente.

Viña Corrales y Fino Camborio en Rama, como hermanos separados, el primero con influencias y educación "foránea", hijo de Sisseck, educado y bien vestido; Fino Camborio en Rama Seleccionado, mudado a Sanlúcar de Barrameda, pero jerezano jerezano. Con su acento local. Figuradamente, claro.

(Foto de la bodega)





11 nov 2020

Límite Norte Blanco 2017 y Límite Sur Tinto 2017, de Bodegas Ramón Bilbao.

 

Bodegas Ramón Bilbao presenta dos nuevos vinos: 

Límite Norte Blanco 2017 50% Maturana y 50% Tempranillo Blanco, y
 Límite Sur Tinto 2017 100% Garnacha.


Ramón Bilbao presenta Límite Norte y Límite Sur,  una nueva colección de vinos que nacen dando vida a un viaje para descubrir dos paisajes extremos en La Rioja. Con Límite Norte y Límite Sur, Ramón Bilbao explora los límites geográficos y vitivinícolas de la DOCa Rioja, apostando por variedades que muestran la diversidad y la riqueza de la región.

Dos propuestas enológicas diferentes que completan el amplio abanico de la bodega riojana: 





Límite Norte 2017 es el primer blanco de Rioja que elabora Ramón Bilbao, seleccionando las mejores uvas de sus viñedos en Cuzcurrita. Un vino que explora la zona más occidental de la región. Elaborado con 50% de Tempranillo blanco y 50% de Maturana blanca, tras una fermentación en hormigón, y un posterior envejecimiento con sus lías en diferentes materiales (hormigón, ánfora, barricas de 600l), tiene una crianza en barrica americana de 225l durante un período de 6 meses. Este vino presenta una intensidad media en nariz, con aromas de fruta cítrica, fruta de hueso y sutiles notas de barrica. Un blanco de guarda, ideal para maridar con elaboraciones de carnes blancas, como la gallina trufada, quesos cremosos o pescados grasos.


Límite Sur 2017 ha sido elaborado 100% con uvas de la variedad Garnacha procedentes de la Sierra de Yerga, en Rioja Oriental, donde la altura es determinante para matizar la complejidad de este vino. Parcialmente envejecido en diferentes materiales (hormigón, ánforas y barricas de 500l.), posteriormente el vino es ensamblado y finalmente envejecido en barricas francesas 225l durante 10 meses. Fresco en boca, con buena acidez y tanino amable, Límite Sur es un vino en armonía, equilibrado y con largo recorrido. Perfecto para acompañar platos de carne roja, quesos curados o caza de pluma.




Con este último lanzamiento Rodolfo Bastida, Enólogo de Ramón Bilbao, comenta quehemos querido poner de manifiesto que La Rioja sigue ocultando muchos caminos de exploración más allá de la clasificación tradicional y de las propuestas enológicas que son más comunes en la denominación”. 

Límite Norte 2017 y Límite Sur 2017 estará disponible a partir de Noviembre en el mercado español e internacional con una tirada que no superará las 5.000 botellas de cada referencia. 


Pues un vez más y gracias a Verema podremos catar estos dos vinos en una doble sesión on line el próximo 12 de Noviembre. Primero con una presentación a cargo del propio Rodolfo Bastida, a las 1900 horas, y posteriormente una cata de los vinos con los propios usuarios de Verema a las 2000 horas. Para mi será un placer participar y contar aquí más adelante mis impresiones.

24 oct 2020

Pegasus Bay Encore Noble Riesling 2016

100% Riesling
12% vol.
Waipara Valley (Nueva Zelanda)


Una uva Riesling, con podredumbre noble, algo típico de la Alsacia francesa o del Mosela alemán, pero que en este caso viene de Nueva Zelanda; eso es este vino llamado Pegasus Bay Encore Noble Riesling, en cuyo nombre se hace mención con lo de 'Noble Riesling' a la podredumbre noble de las uvas. 
La llamada podredumbre noble es el efecto sobre las uvas de un hongo llamado Botrytis cinerea que deja las uvas tal que así:



Este sería el efecto visual, pero internamente la uva se deshidrata aumentando, por concentración, el contenido en azúcar y en glicerol, por eso todos estos tipos de vinos son muy dulces, densos, pero con una acidez enorme que contrarresta ese dulzor. 
Y no todas las variedades son aptas para elaborar vinos con botrytis. En Sauternes (Francia), por ejemplo, la variedad Semillon es la más típica, y en Hungria, en zona de Tokaj es la variedad Furmint, entre otras, la que se deja atacar por el hongo para elaborar lo grandiosos vinos Tokaj Aszú.

La bodega Pegasus Bay está en Nueva Zelanda, en la isla sur, dentro de la región vinícola de Canterbury - Waipara, concrétamente en ésta última zona.


Es un bodega familiar, propiedad de la familia Donaldson, fundada en 1970 - van para 50 años - en una zona, el Valle de Waipara, donde cultivan de manera sostenible, sin pesticidas, herbicidas ni productos químicos innecesarios, variedades blancas y tintas de origen francés, como riesling, semillón, chardonnay, merlot, cabernet sauvignon, ...y así todas las que se os ocurran, las tienen.

Allí el otoño es entre Marzo y Mayo, nuestra primavera, pero las uvas de Riesling para este vino se vendimian casi alcanzando el invierno cuando la humedad y el frío hacen aparecer a este hongo en la superficie de las uvas. Es muy bajo el rendimiento de las uvas seleccionadas para este vino, y tras esta selección se prensan muy levemente para extraer el mosto concentrado en azúcar, y tan concentrado, en la bodega hablan de 45º Brix, que es la medida de concentración de azúcar en una disolución, equivalente a algo más de 500 g/l. En esta condiciones la fermentación es muy lenta, además de la baja temperatura hay que tener en cuenta ese grado de azúcar: varios meses. Finalmente, la fermentación se detiene cuando el vino alcanza un 12% en alcohol aprox., y mantiene unos 170 g/l de azúcar residual. 


Como dice la propia contraetiqueta del vino, la Botrytis comenzó a aparecer en el viñedo a mediados de Abril y durante todo el mes de Mayo, dándose las condiciones climáticas adecuadas para seleccionar esos racimos de uva Riesling afectados por el hongo, y elaborar este espléndido vino, cosa que tampoco se hace todos los años.

Como se puede ver, la botella  - la botellita - es de 375 ml, pero es como reza el dicho, las cosas buenas vienen en tarros pequeños, y esto no es que esté bueno, es que es una exquisitez.
________________________

Pegasus Bay Winery
North Canterbury-Waipara Wine
Nueva Zelanda
https://www.pegasusbay.com/