14 jun 2024

Vinos de Pasto en Vinoble.

 

Los vinos de Thomas de Wangen y Raúl Moreno.

Aunque Vinoble, como su nombre indica, es el Salón Internacional de los Vinos Nobles (generosos, licorosos y dulces especiales) - o por lo menos es lo que ponía en el catálogo que conservo de hace nada más que 20 años, no cabe duda que desde hace unas cuantas ediciones se van colando algunos vinos, espumosos, tranquilos, etc, que no son ni generosos ni licorosos ni dulces especiales.



Los famosos Vinos de Pasto, por ejemplo, los de Cádiz, claro, que vinos de pasto hay all-over-the-world, tienen su espacio en el Territorio Albariza, en el llamado Patio de San Fernando, del Alcázar de Jerez,  y me consta que el stand de esta pandilla de amigos elaboradores, que es más que una asociación, es de las que más éxito de público tiene, sin hablar de las magníficas catas que Ramiro Ibáñez & Willy Pérez han impartido en Vinoble 2024 por segunda edición consecutiva, este año con anuncio de publicación de su famoso y esperado libro, Albariza. Un Nuevo Renacimiento, ha sido el título de la de este año.

Pues justo en la otra punta del Alcázar, literalmente, en el Patio del Molino, estaba el stand de la U.V.A. - no puede haber más arte - la Unión de Vinificadores Artesanos, aquí con algo más holgura se pudo catar de todo, incluso generosos, sí.

Los Vinos de Thomas de Wangen.

Thomas de Wangen (Francia, 1981) es un apasionado del mundo de los vinos, y de los vinos del mundo. Y, por supuesto, de los Vinos de Marco del Jerez. Con amplia experiencia en mercados europeos y asiáticos, como Shanghai, cuando se instala en El Puerto de Santa María - qué suerte la nuestra - adquiere con su familia una viña en el Pago de Balbaína, llamada antiguamente casa del Pollero en la parte portuense de Los Cuadrados, una zona que se llamaba Grañina; está claro que quería hacer vino desde el principio, desde el origen, desde el suelo: la Albariza.

Lo conozco desde hace un par de años, y ya hemos compartido varias catas de vinos junto con mi pandilla de cata, al cual hemos incluido aunque sea esporádicamente. Es bueno, dicharachero, con una mezcla de acentos francés, catalán - vivió en Barcelona -  y gaditano, y tiene buena nariz para esto de las divertidas catas a ciegas.

Sotovelo 2022 es el primer vino que ha salido de esta viña. Tres puntos a tener en cuenta, los que vienen en la etiqueta: Bajo Velo de Flor, Balbaína y El Puerto de Santa María.

Se trata de un vino blanco a partir de cepas de Palomino plantadas en suelos de Albariza, con una viticultura en proceso de obtención de la certificación ecológica. El mosto fermentó en tinajas de cemento y el vino tuvo una crianza posterior bajo velo de flor de 8 meses en unas botas/barricas grandes de 700 litros de madera de castaño (bocoyes). Éstos bocoyes de castaño proceden del Condado de Huelva, y son muy viejos, por lo que el aporte de madera al vino es casi nulo.

Sotovelo es otro de esos vinos de los que podríamos denominar Vinos de Pasto, un vino muy gastronómico para comer con el, para qué si no!


Los generosos.

Etiqueta Manzanilla Diatomists


Aquí sí había generosos de Jerez. Con la marca Diatomists, Thomas embotella una gama de vinos de Jerez completa echando mano, en estas primeras sacas, de algunos almacenistas conocidos como Ángel del Río, en Sanlúcar o Maestro Sierra, en Jerez. Manzanilla, Amontillado, Oloroso y un Medium viejo magnífico, en pequeño formato (50cl) y con una vocación claramente exportadora. La imagen de una diatomea del tipo radial, un alga microscópica unicelular que es la base calcárea de la tierra Albariza por su alto contenido en sílice es el símbolo empleado para esta gama de vinos Diatomists, embotellados en elegantísimas botellas de tipo alsaciano, otro guiño a la tierra natal de Thomas.

Manzanilla de Sanlúcar, Amontillado y Medium, de Diatomists


Los Vinos de Raúl Moreno.

Raúl Moreno, un tipo sin Denominación de Origen; sus vinos también. Se ha recorrido el mundo entero, literalmente, para acabar también en Cádiz - otra vez nos sentimos afortunados.

Éste hace de todo pero todo lo hace bien, a su manera, claro; trabaja con Palomino - del normal y del Clon 84, que es antidiluviano, Perruno, también Syrah, Chardonnay, Pinot Noir, ...con Beba y Alarije, una variedad de Tierra de Barros, Extremadura, hace un espumoso Ancestral maravilloso. Alba y Barro, maravilloso juego de palabras con Alba de Albariza y Barro de Tierra de Barros.

Alba y Barro

Con la variedad Perruno, una variedad de uva casi desaparecida y que se va recuperando poco a poco, elabora La Retahila, el primer monovarietal de Perruno de un viñedo centenario que ha encontrado por Trebujena, con 10 meses de crianza en unos bocoyes de castaño y donde, por supuesto, surje el velo de flor. Finísimo y complejo. ¿como un riesling?

Y con otra viña centenaria, esta vez en Sanlúcar, en el Pago de Miraflores, plantada con Palomino de ese famoso ya clon 84 elabora El Propósito, otro vino afilado, vertical, con 8 meses bajo velo de flor en botas, natural, como todos sus vinos.
 



Por supuesto Tintilla, Moscatel - no sé si le falta tocar la PX; y ha plantado en Sanlúcar la variedad Arinto, una variedad portuguesa que mezcla con Palomino (la Listan sanluqueña) con la que hace Destellos. Todo eso desde su campamento base en Mesas de Asta que pude visitar hace un tiempo, un verdadero parque temático de barricas, bocoyes, ánforas, y demás reservorios, donde elabora su vinos.

Y así hasta más de 15 vinos diferentes, una retahila de vinos que tengo el propósito de llegar a probar todos algún día.



2 may 2024

Fino En Rama Fernando de Castilla 2024

Nueva saca primavera 2024.

Foto de la agencia Probando Probando.

El pasado lunes 29 de Abril asistí a la presentación del Fino en Rama 2024 de la Bodega Rey Fernando de Castilla, en Jerez de la Frontera.

Es el segundo año que se presenta este Fino en Rama en este formato de 75 cl. aunque previamente ya existía un Fino en Rama, creo que desde 2014, de esta misma bodega que se sacaba en formato 37,5 cl. en dos sacas al año: primavera y otoño. Desde el año pasado, únicamente se efectúa una sola saca, en primavera, que sale al mercado en botella standard.
La bodega Fernando de Castilla se puede considerar pionera en esto de sacar al mercado vinos en rama, esto es, vinos que se embotellan sin clarificar, con un mínimo filtrado de manera que el vino se muestre limpio, sin restos de levaduras u otras sustancias, tratando de presentar un vino en las mismas condiciones a como se encuentra en las botas en la bodega. Toda la gama Antique, de Fernando de Castilla, esta embotellada en rama.

Este Fino en Rama, presentado este año, es una selección de 8 botas de Fino, a criterio de Jan Pettersen y su equipo: una bota del Fino Antique, con más de 8 años de crianza biológica y siete de la solera del Fino Classic, con el objetivo de combinar  "el brío y la franqueza de Classic y la estructura y complejidad de Antique, dando como resultado un fino único, muy jerezano, por lo que profundizamos aún más en esa búsqueda y recuperación de lo que los buenos aficionados recordarán como los grandes finos que se embotellaban en el pasado siglo” en palabras del propio Jan Pettersen.

Al igual que el año pasado, la etiqueta para este Fino en Rama ha sido obra de Hugo Zapata, con la idea de diseñar cada año una etiqueta diferente, un detalle para los coleccionistas, guardando cada año algunas botellas y presentar en un futuro alguna cata vertical para ver la evolución de este vino en los próximos años.

El Fino en Rama Fernando de Castilla tiene un bellísimo color dorado brillante, muy limpio, con una nariz fragante y pleno de frescura con aromas a velo de flor, a levadura, a frutos secos, a vino fino jerezano, con esas notas salinas y de yodo tan características. En boca es untuoso, sedoso y muy amplio, sabroso y con un final larguísimo. Una maravilla.

La bodega Fernando de Castilla, fundada en 1972 por don Fernando Andrada-Vanderwilde, es una pequeña bodega situada en pleno barrio de Santiago, en Jerez, una bodega boutique cuyas soleras de crianza biológica Classic y Antique, se nutren de vinos sobretablas que proceden del histórico Pago de Añina, "caracterizados por su equilibrio entre una notable finura y una singular verticalidad muy mineral, a la vez que son vinos también sedosos, untuosos y persistentes", nos cuentan desde la bodega.

Patio de la bodega.





19 abr 2024

Amontillado Quo Vadis?. Delgado Zuleta.

 Amontillado Quo Vadis?

(El antiguo)

"Amontillados como cuchillos", se titulaba el artículo que leí hace ya -se van a cumplir ahora - 20 años nada menos. Sus autores, Jesús Barquín (Equipo Navazos) y Álvaro Girón, historiador y sanluqueño, aunque sería más apropiado invertir los térmimos. Ya hablaban entonces de la "posible existencia de una tipicidad local de los amontillado sanluqueños y jerezanos". ¿Quizás la misma tipicidad local que hay entre las manzanillas y los finos? ¿Entre las manzanillas pasadas y los finos viejos? Entonces ya hablaban de este Amontillado Quo Vadis? como una de las maravillas enológicas de Sanlúcar.

Las referencias que tengo de este Amontillado Quo Vadis? son varias, porque a lo largo de estos 20 años varias han sido las veces que he visitado la bodega Delgado Zuleta y he tenido la ocasión de probarlo tanto de la bota directamente como de la botella, con el etiquetado antiguo, el de B. Rodriguez La-Cave y botella de 75 cl, como de la actual, de 50 cl. El caso es que allá por el 2015- las fotos digitales no mienten - cuando me enteré que el formato y el precio iban a cambiar, (formato a la mitad, precio al doble) pude hacerme con una botella - del antiguo -  por unos 28-30 euros en la Mantequería El Bulevar, en Cádiz. Ví la botella en lo alto de una estantería y me dije "ahora o nunca", era mi unicornio, al menos para mí, que nunca había comprado vinos con el objetivo de guardarlo no más de un par de años.

Un poco de historia.

En 1978 se aprobó la fusión de las bodegas Delgado Zuleta y B. Rodríguez La-Cave por la absorción de la segunda por parte de la primera, así fue cómo marcas como Barbiana, Goyesco o Quo Vadis?, por ejemplo, pasaron a formar parte del portfolio de Delgado Zuleta. El amontillado Quo Vadis? siguió embotellándose en formato de 75 cl durante unos cuantos años hasta que ya a mediados de la segunda década de este siglo pasó al formato actual, ya con categoría VORS, y nueva etiqueta.



Un rinconcito de la bodega Delgado Zuleta está reservado para estas 10 botas que forman la solera de Quo Vadis?

Solera de Quo Vadis?
(Marzo de 2021)


Volviendo al artículo inicial de este post, los autores nos cuenta el origen de este amontillado, aunque no el de su nombre:

"En su día, el propietario de Rodríguez Lacave no encontró quien le pagara un justo precio por una partida de sobretablas que estaba acabando de fermentar en botas nuevas de roble; no se arredró ante las maniobras dilatorias de los interesados en comprar a la baja y finalmente, en un arranque de dignidad y para evitar caer en la tentación de malvender, encerró las botas con su contenido en el sótano de su casa (los cañones de bodega ubicados en los bajos o el semisótano de la casa del bodeguero eran frecuentes en otra época y aún se conservan algunos ejemplos que responden a esta tipología) y tiró la llave al pozo. Pasados los años ese vino, criado en botas sin envinar previamente en las que no debía haber permanecido más allá de unos meses, había arrastrado muchos taninos y notas de madera nueva, a la vez que mostraba un sobresaliente equilibrio y un marcado carácter biológico".


Está claro que estamos ante un vino con ese áurea de amontillado mítico pero que por el motivo que hemos descrito no hay embotellados anteriores a esa fusión empresarial. La mayoría de las imágenes de internet reflejan etiquetas con el Nº de Registro Embotellador 28, que corresponde a Delgado Zuleta, mientras que de Barbiana, por ejemplo,  sí hay refrencias en internet de antiguas etiquetas y botellas de Barbiana, con el Nº de Registro Embotellador 36, de B. Rodriguez La-Cave. También hay etiquetas de la empresa sucesora a ésta; al fallecimiento de don Benito, siguió su viuda con el negocio bodeguero como Vda. de B. Rodríguez Lacave, también con nº de registro embotellador distinto, el 26.







Por añadir algo más de curiosidad, la botella que tengo ahora mismo en mi poder tiene un etiquetado diferente a las demás. No pone "Amontillado Viejo", sino solo Amontillado, y segundo, no tiene número de serie abajo en el centro de la etiqueta, solo me puedo guiar por la precinta del Consejo Regulador, y tampoco se ve muy bien porque está manchada, en fin...




A donde voy con todo ésto? Pues a que tengo unas ganas locas de abrirla...ya os contaré!!!

------------------------------------------
Referencias:

"Amontillados como cuchillos". Jesús Barquín y Álvaro Girón (2004). El Mundo Vino.











5 abr 2024

Almacenistas de Bodegas Lustau.


Almacenistas de El Puerto de Santa María.



Allá por el 2012 - ya ha volado tiempo, ya - escribía aquí algo sobre la Gama Almacenistas de Bodegas Lustau, ver aquí. Y decía que el origen de la propia Lustau, como bodega almacenista, hizo que quisieran homenajear y darle todo el protagonismo a esta figura tan importante en el Marco de Jerez que fue - y es - el almacenista de vinos, con una gama completa de vinos que refleje en el etiquetado su procedencia, algo que vienen haciendo desde finales de los años 80.

Pasado este tiempo, podemos decir que la Gama Almacenista se ha actualizado aunque ya no es tan completa como antes. Algunos han desaparecido o se han cambiado los nombres de los tipos de vino, por ejemplo, la Manzanilla Amontillada ,de Manuel Cuevas Jurado, ha pasado a ser Manzanilla Pasada de Sanlúcar, imagino que por cuestiones legales del nuevo pliego de condiciones del Consejo Regulador que no permite dicho término.



El Amontillado del Castillo, de Antonio Caballero y Sobrinos, no estaba en la lista en 2012. Se trata de un amontillado de El Puerto de Santa María, cuya solera está formada por 38 botas que se guardan en la bodega del Castillo de San Marcos, en la misma ciudad. Es un amontillado viejo, rozando la categoría de VOS, con unos 18 años de vejez media y 21.5% vol.


Antonio Caballero y Sobrinos era el nombre de la Bodega Caballero a finales del siglo XIX, en 1870, aunque la bodega se fundó realmente en Chipiona cuarenta años antes, creadora del famoso Ponche Caballero, como vemos en la antigua etiqueta reproducida abajo..Ya a mediados del siglo XX fue precisamente un sobrino de Antonio Caballero, Luis Caballero Noguera, quien trasladó parte de sus soleras particulares al Castillo de San Marcos.



Bodega del Castillo de San Marcos.
El Puerto de Santa María.
guiadecadiz.com



Dos bodegas más, también de El Puerto de Santa María, han criado sus vinos para la gama Almacenista de Lustau: José de la Cuesta y Jose Luis González Obregón. De la primera bodega, que también pertenece hoy día al grupo Caballero, se sacó al mercado hace unos años el Fino del Puerto José de la Cuesta, procedía de una solera formada por 183 botas, algo que siempre indican en las etiquetas.

Antigua bodega de Jose de la Cuesta.
El Puerto de Santa María




De la bodega de Jose Luis González Obregón, las Bodegas Obregón de toda la vida, surge hoy día el Fino del Puerto de Jose Luis González Obregón, un fino portuense que procede de una solera de 143 botas que se crían en la calle Zarza, donde se ubica la bodega. Esta bodega también surte de un espléndido Amontillado de El Puerto 1/10, de solo 10 botas, y otro no menos espléndido Oloroso del Puerto 1/110 de una solera de 110 botas.

Bodegas Obregón.
El Puerto de Santa María


Bota de Fino de Obregón.


Finalizo con la lista completa de Almacenistas que han formado parte de esta histórica Gama Almacenistas de Lustau, tomada de la web de Lustau y editada por mi.


 








5 mar 2024

Vinos mediterráneos para una cata


Primera cata del año 2024 en nuestro campamento base, el Restaurante El Laúl, en El Puerto de Santa María, con unas serie de vinos españoles; una selección de Cuatrogatos Wine Club que nos trajo el bueno de Fede Ferrer. Aquí abajo su web:




Empezaré la descripción de los vinos siguiendo el mismo orden de cata. 


La Truena 2022, de German Blanco.
La Truena, de Casa Aurora, es una novedad del viticultor Germán R. Blanco, siempre dispuesto a sorprendernos desde que sacó los primeros Quinta Milú, en la Ribera del Duero, y los primeros vinos de Casa Aurora, en el Alto Bierzo, y nos los presentó en una antológica cata en la Taberna der Guerrita, allá por el 2014; va para 10 años. [Ver aquí]. La Truena Godello 2022, es un godello finísimo, que procede de una pequeña viña de apenas media hectárea, plantada a mediados de los 90 a unos 780 msnm. Solo una parte del vino se cría en barricas nuevas de roble francés, maloláctica incluida, de 500 litros. Un vino sabroso, con el sutil aporte de la madera, con muy buena acidez y expresión  - diría - natural de la Godello.

Clos Lentiscus Perill Blanc
Con el segundo vino, también blanco, nos fuimos a la provincia de Barcelona, a la comarca del Garraf, donde se sitúa la finca de Manel Aviño Clos Lentiscus, en la localidad de Sant Pere de Ribes. Probamos el vino Clos Lentiscus Perill Blanc, que significa 'Peligro Blanco' un 100% Xarel-lo, con verdadero peligro, adictivo, de los que incitan a acabarte la botella. Manel practica una viticultura biodinámica, elaborando vinos sin máscaras, sencillos pero vibrantes, ligeros pero contundentes. Apenas seis meses en ánfora de arcilla para terminar de redondear, por si no lo estaba ya, esa Xarel.lo que tan buenos vinos lleva dando desde hace tiempo, y no solo en los cavas sino en los vinos tranquilos. Estoy recordando un soberbio Can Sumoi Xarel.lo que era una verdadera bomba. [Ver aquí] y de Clos Lentiscus, sus espumosos de Sumoll como el Blanc de Noirs Brut Nature o el Sumoll Ferèstec que probé en uno de los saraos de Cuatrogatos [Ver aquí Y es que el propio manel se autodenomina The Bubbleman, por algo será.

Los dos siguientes vinos de los que hablaré son de la misma bodega Mas Doix, de la DOQ Priorat, Murmuri y Salanques, el primero un blanco de Garnacha blanca y Macabeo, y el segundo un ensamblaje de Garnacha Tinta, Cariñena y Syrah aunque con gran protagonismo de la Garnacha. 

Murmuri 2021 y Salanques 2019


Por razones obvias, se cató primero Murmuri, por seguir una secuencia lógica de cata y dejando el potente Salanques para el final. Mas Doix Murmuri 2021(murmullo) es una suave Garnacha blanca (90%) ya afinada en botella tras un par de años en botella - las ventajas de los que pueden guardar vino. Es el primer vino blanco que elabora esta bodega, ahora ya está en el mercado la cosecha de 2022, y disponen de Garnachas blancas plantadas en el típico suelo de llicorella, la pizarra, y otras parcelas en suelos calcáreos. Yo soy verdadero fan de las Garnachas blancas catalanas, de las de Terra Alta, por ejemplo, pero este Murmuri me ha parecido muy ligero y suave. Y aromático. Y sedoso, con sus tres meses de crianza en depósito, no en madera. Rico.

Mas Doix Salanques 2019, otro gran vino de esta bodega ubicada en la localidad de Poboleda (Tarragona) que ya había probado hace la friolera de 12 años, concretamente un Salanques 2007, aquí está la prueba, y verán que no exagero.

Un Salanques 2007 en una cata de 2012

Salanques 2019 es una estupenda Garnacha del Priorat, junto con Cariñena y Syrah, plantada en laderas de suelo de pizarra, los conocidos costers. Unos 12-14 meses de criana en barricas de roble francés, algunas nuevas y otras de segundo o tercer uso. Este vino sí que es de los que hay conservar, guardar a buen recaudo un par de añitos, si tenemos paciencia. Potente, sabroso; es de esos vinos densos, de buena tanicidad. Maravilla.


A continuación otros dos vinos también de una misma bodega, esta vez del Penedés: el  cava* Pardas Hermós 2017 Brut Nature, y el tinto Pardas Collita Roja 2015, de Celler Pardas, en la localidad de Torrelavit. En Celler Pardas, todo lo que hacen está rico. Y ecológico. El primero es un ensamblaje de Xarel.lo y Sumoll, vinificando la variedad Sumoll, que es tinta, como un "blanc de noirs", es decir extrayendo únicamente el mosto sin maceración previa par evitar la coloración. Muy fino y elegante este espumoso de Celler Pardas. 







Collita Roja es un monovarietal de esta última uva, la Sumoll, algún 'exagerao' la llama la Pinot Noir mediterránea, pero algo de razón tiene. Cuenta la leyenda, que me acabo de inventar, que si miras a través de una copa de Sumoll desde lo alto del castillo de Montjuic, se ve Mallorca en los días claros, ya que es una uva que da muy poco color, aunque buena acidez y estructura tánica. También me recuerda mucho a la Mencía berciana. Es una variedad escasa, más abundante en otros tiempos. Ahora algunos viticultores tratan de conservar este patrimonio y las pocas hectáreas que hay son cepas viejas, de escasa producción pero que está dando unos vinos magníficos como éste. Seis meses de crianza en distintos tipos de depósitos: acero, hormigón y roble.


Y a continuación "Bienvenidos al extraordinario mundo de la mujer caballo, mitad mujer mitad caballo 2018". ¿Puede que estemos ante el vino con el nombre más largo del mundo? Un vino de la bodega Filoxera & Cía en la localidad de Fontanars dels Alforins (Valencia) y elaborado al 100% con la variedad Ullet de Perdiu (ojito de perdíz). Otra bodega que está apostando por las variedades autóctonas locales al borde de la desaparición y también otro vino con poca extracción de color, de gran frescura y con cierta mineralidad.
Elaboran tres vinos con este mismo nombre de tres variedades locales, Arco, Valencí y este Ullet de Perdíu, y tres colores para distinguirlos,azul, naranja y verde respectivamente. Ya en 2015 escribí algo sobre esta bodega valenciana y sus otros vinos también con nombres al menos sorprendentes. [Ver aquí]

Y por último nos fuimos a la DO Jumilla, a probar otro vino más de la gran bodega que es Casa Castillo. Casa Castillo La Tendida 2020.


La Tendida, de Casa Castillo, está elaborado con un 85% de Monastrell y un 15% de Garnacha, con unos 12 meses de crianza en fudres de roble, de los que dejan el protagonismo a la fruta, y embotellado sin filtrar ni clarificar, así todo muy al natural. Esta bodega es de mediados del siglo XX, 1941 para ser exactos, aunque fue en los 90 cuando adquiere su nombre actual. Recordaré siempre su Valtosca Syrah, emblemático vino de aquella época. Casa Castillo Las Gravas, Casa Castillo El Molar y Casa Castillo Pie Franco son hoy día sus grandes pilares. Casa Castillo La Tendida es una sorpresa agradable, por su magnífica relación calidad precio, unos 15€, y por que está muy bueno. Frescura, acidez, estructura, perfectos para un vino joven pero con chicha.

The End. (Por hoy)






* Sí, he puesto cava como tipo de vino. Ya sé que no pertenece a la DO Cava.

1 feb 2024

Domaine de Crève Coeur Pachamama



 ¿Nos vamos al Ródano? ¿Nos vamos a Séguret?


Séguret es un pequeño pueblo medieval, con su castillo medieval, con su iglesia medieval, con todo medieval, situado en la zona sur del Valle del Ródano, en el departamento de Vaucluse. Un pueblo que ha sido nominado como uno de los pueblos más bonitos de toda Francia, que se dice pronto; y cuando digo pequeño me refiero a ésto...pero si es como un Belén!!


Sin embargo, alrededor de estas tres montañitas existe un viñedo de casi 500 Ha que ha hecho de Séguret uno de los 22 pueblos con derecho, desde los años 60, a incluir su nombre dentro de la Denominación de Origen Côtes du Rhône Villages, y eso es un escalón por encima del resto en cuanto a la calidad de sus vinos, dejando al margen las denominaciones específicas como Gigondas o Cairanne, por ejemplo, pueblos vecinos, que son los llamados "Crus" de la Côte du Rhône, los top de lo más top. Otra liga.


Las viñas de uva tinta, donde predominan las variedades Grenache, o Garnacha, tan "española" ella, la Syrah, y la Mourvedre, nuestra Monastrell del levante español, claro. De vinos blancos hablaremos otro día, que también los hay.

Pues aquí, en Séguret, concretamente "derrière le chateau" o sea, detrás del castillo, es donde dice Pablo Höcht, vigneron, que empezó todo, y sigue diciendo:

"Es el origen de un sueño, de una pasión narrada por viejas viñas cultivadas con amor dentro del respeto a los suelos y a las plantas."



Pablo Höcht tiene su proyecto propio y familiar aquí en Séguret, Domaine de Crève Coeur, una pequeña finca que poco a poco va ampliando su extensión hasta las 5 y pico hectáreas con viñedos propios también en el pueblo vecino de Sablet, la mayoría viña vieja, de menor producción pero que dan uvas de mayor calidad. Con un título de Ingeniero Químico en una mano y otro de Viticultura y Enología en la otra, la decisión estaba tomada y en 2010 ya tiene sus primeros vinos.

Pachamama, que significa Tierra Madre es su última creación, un ensamblaje de Garnacha y Syrah al 50%, y el nombre - símbolo de la fertilidad - es, supongo, un pequeño homenaje a las culturas andinas, y es que algo le ha debido quedar a Pablo en su interior tras sus experiencias y prácticas en Uruguay. El respeto por el suelo, las plantas, el medio, es decir, el terruño o terroir, trabajando en ecológico y siguiendo directrices de la biodinámica, con certificación desde 2014.

En Pachamama, Pablo Höcht emplea la uvas sin despalillar, es decir racimos enteros, buscando un estilo de vino con más concentración, con más estructura y cuerpo, con un plus de tanicidad que lo haga más longevo quizás, y también potenciando los aromas, pues el raspón también aporta compuestos aromáticos. Además emplea madera usada, barricas usadas que no resten protagonismo a la fruta. Todo eso está en Pachamama.
Por cierto que todas las etiquetas, como los vinos, también son una creación, como él dice, y en este caso son de su padre, pintor y artista. Las dos cosas. Nada mejor. Todo queda en familia.




Yo le auguro esa longevidad, una magnífica evolución; creo que le sentará de maravilla una temporada de botella. Es la primera cosecha así que no hay datos para corroborarlo.
Mi cata: Un magnífico vino de buen color, oscuro, cubierto, diría que destaca la variedad Syrah que me recuerda a "ródanos" más al norte; fruta negra, negrísima como el vino, moras, regaliz - del negro, también. ¿Flores? Hay mucha intensidad en boca, cuerpazo. Un vino de los de sacar la lengua a pasear, como suelo decir, con cierta astringencia que se va cuando ya no queda vino. Le sienta bien el ventilador. Oh, yeah !! Deep Purple. Qué "pacha", Mama!! ?



Pachamama 2021
Grenache (50%), Syrah (50%)
D.O. Côtes du Rhône Villages Séguret
14,5% vol
Domaine de Crève Coeur

https://www.domainedecrevecoeur.com/






11 ene 2024

Lara O, de Territorio Luthier. Ribera del Duero.


Lara O 2020
Tempranillo (82%)
Garnacha (15%)
Albillo (3%)
14.5% vol.
Bodega Territorio Luthier
D.O. Ribera del Duero

Uno de los pocos vinos que he podido disfrutar en estas pasadas fiestas de Navidad - no por nada, sino porque como media España, me puse malo con gripe el día 22, y a día de hoy aún no estoy al 100% - ha sido este Ribera del Duero: Lara O 2020, de la bodega Territorio Luthier, en Aranda de Duero.

He de reconocer que desconocía por completo la existencia de esta joven y pequeña bodega arandina, y cuando me encargaron redactar su ficha para la web Encopa y me documenté un poco, me quedé prendado y con unas ganas locas de visitarles.

Territorio Luthier es algo más que una bodega de vinos, así nos lo hacen saber sus creadores, Cristina Alonso, experta en enoturismo, y Fernando Ortíz, enólogo, al pensar en Territorio Luthier como un espacio donde integrar música, arte, gastronomía, naturaleza, y por supuesto, bodega.


Los primeros vinos se elaboraron en una bodega alquilada, y no fue hasta 2018 que inauguraron su propio espacio, el Territorio Luthier, en un paraje natural a las afueras de Aranda de Duero. 
El concepto "Luthier", como el famoso grupo humorístico-musical argentino Les Luthiers, es el del artesano que construye sus propios instrumentos de música, normalmente con el material del que dispone pero logrando un sonido armónico, fino y elegante, como así son los vinos que elaboran en Territorio Luthier.


Este Lara O, es su vino más joven, un Crianza (12 meses en barrica + 6 en depósito) elaborado con Tempranillo, Garnacha y la variedad blanca Albillo, un ensamblaje sorprendente y quizás por eso mismo el resultado es igualmente sorprendente. 
El viñedo es ya maduro, de unos 50 años, en las localidades de La Horra y Gumiel de Mercado (Burgos), y el vino, aunque fermenta en depósitos de hormigón, pasa por una crianza en barricas de roble de diversa procedencia - americano, húngaro y francés - cada uno aportando sus matices y terminando con un preciso ensamblado de todas las variedades y todas las barricas. Un trabajo fino.

De paso suave y delicado por el paladar, pulido, sin aristas; fruta fresca, madura, notas balsámicas y de maderas nobles tostadas. Muy largo y equilibrado. Un vino de educadas formas.

Lo dicho, un enorme vino de la Ribera del Duero, una especie de outsider, que demuestra que hay vida más allá de los robles, los maderales y los maderolos.