22 may. 2012

Hacienda Monasterio Reserva 1991 - Hacienda Monasterio Reserva 2006

Hacienda Monasterio Reserva 1991
Tinto fino (tempranillo), 75%, C. Sauvignon y Merlot (10% c.u.) y Malbec (5%)
13% vol.
Bodegas Hacienda Monasterio
D.O. Ribera del Duero
Hacienda Monasterio Reserva 2006
Tinto Fino (Tempranillo), 80%, C. Sauvignon y Merlot (10% c.u.)
14.5% vol.
Bodegas Hacienda Monasterio
D.O. Ribera del Duero


Incluído en una mini cata vertical de los Hacienda Monasterio de las cosechas 2007, 2008 y 2009, nos pusieron de "postre" los amigos de Vinos y Maridaje, este Reserva del 2006 que es el que quiero destacar. Pero antes me voy a poner en plan "Abuelo Cebolleta" y os voy a contar una historia.
Conocí los Hacienda Monasterio hace más de 15 años cuando le regalaron a una hermana mía unas botellas del Reserva de 1991, no sé si fue la primera cosecha de hacienda Monasterio, pero recuerdo que cuando mi hermana me lo dijo yo no tenía ni idea de qué vino se trataba, solo recuerdo lo bueno que estaba y como suelo hacer con los vinos que me sorprenden y llaman la atención, decidí guardar la etiqueta de recuerdo.
Creo que me estoy haciendo mayor, pero resulta que 15 cosechas después vuelvo a toparme con  unos de estos vinos, hoy convertidos, de la mano de Peter Sisseck, en uno de las clásicos de Ribera del Duero.

Pero remontémonos a esos 15 años atrás a la cosecha de 1991. Me cuenta Chrystelle Moran, Directora Comercial de Hacienda Monasterio, que efectivamente fue ese año el primero que elaboraron el Reserva de Hacienda Monasterio, de hecho fue el primer año de la bodega, según le cuenta  a su vez, Carlos de la Fuente, enólogo y responsable de la bodega, que llegó junto con Peter Sissek en 1990 a la Ribera de Duero para comenzar ese proyecto, entonces.

Es curioso como comienzan algunas bodegas a hacer vino y a vender vino - y en Huerta de Albalá me han contado algo parecido con las famosas cosechas del 2005 - pero esto os lo transcribo literalmente como me lo cuentan: " ...ese vino se hizo sin tejado en la nave de elaboración, lo elaboramos, y luego metimos las barricas en lo que ahora es el botellero. La barricas eran de roble francés de Magreñan y un 70% de las barricas eran de dos usos pero compradas a Château Margaux, hasta tenían el sello de Margaux, después alguno hasta compró alguna para colección".
Le comento a Chrystelle, lo sorprendente del grado alcohólico en el 1991:
"...1991 fue un año normal con muchas lluvias en la vendimia, por eso lo del grado alcohólico, la verdad es que ahora se busca mucho más la madurez de la uva".
Sobre el vino en si, dice Carlos: "Respecto al vino era un vino un poco atípico en Ribera por que casi era más como un rioja que como un ribera, era limpio pero más ligerito que los vinos que elaboramos ahora".  Y termina contando Carlos que incluso lo ha probado recientemente ese 1991: "Hace poco que lo he probado, tiene un tono de añejamiento pero está agradable y bebible teniendo en cuenta que aunque estaba criado en barricas de C. Margaux, no era un margaux...el vino está bien pero bueno el valor es más de coleccionista que del vino en sí.
Por último le comento lo de la contraetiqueta del consejo, con el mapa de la Ribera de Duero, y me cuenta que estaban hechas con una imprenta normal y que se dejaron de emplear allá por el año 98, y empezaron a editarlas la F.N.M y T.
Verán en la ficha que ese 1991 incluye en el coupage un 5% de Malbec, sorprendente, no? Pues es una variedad de origen francés, de gran éxito de adaptación en Sudamérica y California, y que se llegó a plantar para ver como se adaptaba a esa zona y se incluyo los primero años, luego dejó de emplearse. Síntoma de que o no lo hizo bien, o es una variedad que no aporta mucho a según qué vinos, aunque sigue estando aceptada por el consejo regulador de la Denominación de Orígen Ribera del Duero

Así que 15 cosechas después, el Reserva  o en su caso el Reserva Especial, según la cosecha, de Hacienda Monasterio es casi un vino mítico; Peter Sisseck es el exitoso enólogo de los Pingus, lo sigue siendo de los Hacienda Monasterio, y el "proyecto" de Hacienda Monasterio es una auténtica realidad, una de las más famosas bodegas de Ribera de Duero elaboradora de vinos de alta calidad.
Este Hacienda Monasterio Reserva 2006, con sus 95 puntos Parker (para el quiera saberlo), es un vino con 17 meses de crianza en barricas de roble francés (50:50, nuevas-usadas), de aspecto robusto, intenso en aromas y color, y muy complejo. Especias, humos y tostados junto con fruta negra. Potente en boca y goloso, con los taninos algo por pulir, pero con un potencial de guarda en botella para los próximos años. Lo dicho, me estoy haciendo mayor...con Hacienda Monasterio.









3 may. 2012

Vizcarra Senda del Oro 2010

Vicarra Senda del Roro 2010
Tinto fino (Tempranillo) 100%
14% Vol.
Bodegas Vizcarra
D.O. Ribera del Duero

Pues creo que fué en Cordoba, a finales del año pasado, cuando  asistí en representación de Huerta de Albalá al showroom de El Terruño de Cordoba, cuando me tocó de vecino en una de las mesas de exposición esta bodega, Bodegas Vizcarra. Reconozco que ni me sonaba, pero es que además es materialmente imposible saber de la existencia de todas las bodegas españolas que nos inundan el mercado, pero recuerdo que pensé que si andaba por allí, con un pequeño distribuidor en Córdoba algo diferente debe de tener. De entrada me sorprendieron las marcas de sus mejores vinos...Inés, Celia, ...y luego toda su gama bajo el paraguas de "Vizcarra" como marca genérica.
Luego, ya me olvidé de ellos, hasta que no hace mucho, me topé de nuevo,  en una tienda, con  los vinos de Vizcarra. Entonces me traje para casa este Vizcarra Senda del Oro 2010, para poder catarlo con tranquilidad y serenidad, y convencerme de algo como lo que dije con el Cair 2008: todavía te puede llegar a sorprender un Ribera de Duero. Y no digo ya los Inés o Celia, que ahora que no me oye nadie diré, que son vinos de 55-60 lereles cada uno, pero este Senda del Oro es un grandísimo ejemplo de lo que debe ser un vino joven de Ribera de Duero con un leve toque de madera - apenas 6 meses - .Y para confirmar el excelente trabajo que viene realizando esta bodega, mientras estoy redactando esto, mi buen amigo Jose Luis Bravo cuelga una foto en Facebook del Vizcarra 15 meses que dice está para ponerle un piso, o sea, que vamos subiendo poquito a poco, a ver si en una de estas alguien pilla un Celia o un Inés y nos convida.
Lo dicho, Vizcarra Senda del Oro 2010, con recien estrenada imágen, mucho más elegante y moderna que las que he visto por internet en cosechas pasadas. Un vino fácil de beber, suave, con excelente aroma, muy vivo de color, de capa media o media-alta, (que es como se mide la intensidad de color, no me digan que no lo sabían), y un vino muy apetecible para estos calores de primavera tardía que parece que llega y no. Ah, y de precio entre 6-7 €, o sea que ni por eso.

Por cierto, la bodega está en el municipio burgalés de Mambrilla de Castrejón; eso está, o sea, como poco lejos de todo, pero en la provincia de Burgos, en  la Ribera de Duero burgalesa, y cerca de Roa de Duero, para centrarnos. Ah, y no dejen de ver las fotos de la web que son bien chulas...