30 mar. 2011

Infinitus Syrah 2009

Infinitus Syrah 2009
Bodega Cosecheros y Criadores (Familia Martínez Bujanda)
13.5 %VOL.
Vino de la Tierra de Castilla



Que sí, que ya sé que la imagen corresponde al Infinitus Cabernet Sauvignon, pero es que no me han dado tiempo a explicarlo y ya me están preguntando...
Conocí el proyecto Infinitus gracias a la entrada de hace unos días sobre el Inspiración Valdemar, también dije entonces que Valdemar se había escindido del grupo familiar Martínez Bujanda y ya hacía la guerra por su cuenta.
Más complicado es tratar de entender que una bodega situada en Oyón (Álava) en plena rioja alavesa, elabore vinos con indicación de la Tierra de Castilla, pero ese no es mi cometido. El caso es que me gustó el concepto de  esta serie de vinos monovarietales de Cabernet Sauvignon, Malbec, Syrah, Tempranillo y Merlot, todos de la misma cosecha 2009, jóvenes, modernos, pero donde predomine el carácter varietal, es decir, la fruta, tratando de sacar a cada variedad todo su potencial aromático.
Así que estos días pasados que estuve en Barcelona, no desaproveché la ocasión, cuando paramos a reponer fuerzas después de patearnos Sagrada Familia, Catedral y Portal del Ángel, y nada más entrar en el sempiterno Bilbao Berría ya ví la estantería con todos los Infinitus. Cada uno con el gollete de un color.
Después de la necesaria cerveza le pedí el Syrah, que es una uva que a mí personalmente me encanta. El Infinitus Syrah tiene un atractivo y oscuro color, un aroma franco, medianamente intenso, y una boca suave de buena entrada, golosidad, y agradable y largo final. Un vino que acompañó de maravilla a la extensa variedad de pinchos del local.
El caso es que, intenté hacerle una foto en condiciones a la botella, pero parece que fue la elección de muchos de los que allí estaban, así que le acabé haciéndole la foto a la única que posaba para mi, la de Cabernet.
Ah, y para los amantes de los blancos o rosados, también hay una pequeña gama de Infinitus blancos de Chardonnay-Viura, y de Gewürtztraminner, la impronunciable variedad centro-europea, y un rosado de Tempranillo y Cabernet franc, también con indicación de la Tierra de Castilla.
Ahora lo suyo es pillarlos todos juntos, que valen menos de 5€ c.u. y realizar una didáctica cata de monovarietales... apetecible, verdad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario