4 abr. 2011

Luis Pérez Petit Verdot 2008

Luis Pérez Petit Verdot 2008
Petit Verdot (100%)
15% Vol.
Bodegas Luis Pérez
Vino de la Tierra de Cádiz


Cuando dicen que nos quieren enseñar su proyecto, cuando dicen que nos quieren hacer partícipes de su proyecto, su filosofía, su objetivo, su meta, es por que realmente están convencidos de que solo así se le puede sacar todo el partido a una zona, a una provincia como la de Cádiz. Además muestran su cariño por la tierra, una tierra generosa, de excelente clima, especialmente dotada por la providencia para la óptima maduración de las uvas que darán lugar luego los excelentes vinos. Así nos presenta Guillermo Pérez, Willy, en el transcurso de las Jornadas  Formativas y Catas Chiclana 2011, su proyecto familiar, la finca, los vinos tintos de Jerez que elaboran, sus ideas sobre lo que debe ser el enoturismo " al más puro estilo Napa Valley" - dice,  mostrándonos fotografías de los inicios, de las dificultades hasta encontrar una finca apropiada.

Ya les hablé hace unos meses de Garum, el vino jóven de la bodega. En esta ocasión tuvimos la oportunidad de catar también Samaruco, su hermano mayor,  pero hoy les quiero hablar de el buque insignia de la bodega, el pletórico Petit Verdot 2008.
Si ya hay que tener valor para embarcarse en este proyecto de elaborar vinos tintos en Cádiz, creo que ya hay unos 14 que tienen ese valor, con la que está cayendo, pero vinos de calidad indiscutible, mucho más mérito tiene sacar al mercado un monovarietal de esta uva de origen francés, pero que  - mire usted por donde -  se aclimata a la perfección en zonas cálidas y es capaz de alcanzar aquí en Jerez  un óptimo punto de maduración para la elaboración de este vino monovarietal, un vino de alta expresión, un vino de autor, y el autor...es de Cádiz.



La uva Petit verdot es un uva de origen francés, más concretamente de la zona de Burdeos, y por sus relativas dificultades a la hora de madurar, ha sido empleda casi siempre de forma combinada con otras como la Cabernet sauvignon , la Syrah o la merlot. Hasta su propio nombre ya tiene connotaciones en ese sentido. De una tiempo a esta parte se ha extendido por zonas cálidas de Europa, como Andalucía,  La Mancha y el Levante español,entre otras, aparte de las zonas cálidas extranjeras, claro. El hecho de poder catar un vino 100% Petit verdot, de los que no hay muchos ejemplos,  te hace ver que estamos ante una rareza, en cierto modo. Las zonas de Ronda, Alicante, Jumilla, La Mancha, ... tienen buenos petit verdot ya reconocidos. Repito, éste, es de Cádiz.

Tiene un intenso color picota, oscuro, muy oscuro, con una lágrima que tinta mucho la copa. En nariz es una bomba aromática, de gran intensidad y complejidad. Inicialmente da mucha fruta negra, notas herbáceas, de heno. Más tarde te da toques minerales de tierra húmeda,  y notas de madera vieja, barniz, brea, Willy va más allá y habla de tinta china, grafito, mina de lápiz, (bufff! ¿todo eso?.)
 Sus 12 meses de crianza en barrica nuevas de roble francés y sus 15º de alcohol, que por otro lado no se notan, le aportan una rotundidad de la boca, una gran corpulencia, "un vino que pesa" apuntó alguien en la sala. Pero tras el ataque inicial viene la suavidad, la untuosidad, y la golosidad. Y el final es largo, muy largo. Eterno debería ser.
Claro que si al finalizar la cata, nos obsequian con unos platos de queso curado de cabra de Alcalá de los Gazules, primeras estribaciones de la Sierra de Grazalema, y volvemos a repetir copa de un petit verdot ya más abierto, más oxigenado, nos damos cuenta de lo afortunados que somos de vivir en Cádiz. 
Al menos yo me sentí así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario