6 may. 2014

Tio Pepe Fino en Rama 2014. Bodegas González Byass.

Fino Tio Pepe en Rama 2014…#PuroZumodeFlor

Por segundo año consecutivo, la bodega González Byass presenta en Sevilla, a las puertas de la Feria de Abril, esta vez en el entorno majestuoso del Hotel Alfonso XIII, la quinta edición del fino Tio Pepe en Rama, saca de 2014.

“!!Bienvenidos, amigos, a un acto más de nuestra sherryrevolution!!”
Así se presenta ante nosotros Antonio Flores, el llamado “hacedor de vinos” y, por qué no, hacedor también de amigos, y así comienza una cata muy particular sobre la propia historia, la vida misma de un vino grande, resumida en tres momentos, como si fueran tres fotogramas, del fino de Jerez, del fino Tio Pepe de González Byass.

La primera foto: el recién nacido, el mosto del año, un mosto ya fermentado pero al que aquí en Jerez no se le llama vino hasta que no se ha clasificado como tal, hasta que no se le ha dicho “tú de mayor si te portas bien llegarás a ser un vino fino de Jerez”, y entonces se le marca con tiza. Así pues tenemos en la copa un “mosto”, un vino joven, todavía muy turbio, pero de una fragancia grandiosa, muy aromático, en contra de lo que pudiera pensarse para una variedad como la palomino injustamente calificada como neutra, plana, pero que nos trae notas a flores blancas, a fruta como la manzana verde. Un mosto de albariza, la tierra blanca del Pago de Macharnudo, en Jerez, donde los mostos tienen algo más de cuerpo que, por ejemplo, los de Balbaina, pago tradicionalmente más apropiado para vinos finos. Y es que en cierta medida, González Byass busca en Macharnudo, pago más propio de finos amontillados / amontillados, mostos con algo más de volumen, de "gordura", como dice Álvaro Girón, y ello se hará presente en un vino fino que no renuncia a cierta plenitud en boca, debido sin duda a la procedencia de los mostos. En boca, este mosto es un verdadero vino, perfectamente bebible y no solo eso sino “perfectamente embotellable”, si me aceptan el juego de palabras, saben lo que quiero decir, no?

En este momento, en el salón Hispania del Hotel Alfonso XIII, un trío musical nos obsequia con su primera pieza mientras los invitados nos adentramos en el pago de Macharnudo con las palabras del poeta de los vinos Antonio Flores.

Segundo instante en la vida del Tio Pepe, segunda foto, segundo vino: 
En la copa, vino procedente de la 3ª criadera de la Solera de Tio Pepe; solera que realmente está conformada por dos: la Solera Constancia y la Solera Rebollo, soleras fundacionales de Tío Pepe, que ya han cumplido los 150 años, y  ubicadas cada una de ellas en sitios diferentes, aunque separadas por menos de 100 metros, suficiente para que cada una de ellas sea distinta y singular.
Nos encontramos un Tío Pepe adolescente, un “inberbe”, pero que apunta maneras, ya con algo de esas características notas salinas, frutos secos, pero aún muy tierno, quizás con 2 0 3 años de crianza media.

Una nueva pieza musical nos deja con la mente puesta en esa bodega, paseando entre esas botas, pisando el albero fresco regado a primera hora de la mañana, respirando primavera.


Tercera foto, tercera copa, tercer vino: 
Fino Tío Pepe en Rama 2014, o como seleccionar 60 botas de entre unas 20.000 para lograr el más puro, natural y salvaje fino de Jerez.
En los albores de la primavera, solo 60 botas donde el desarrollo del velo flor se da en todo su esplendor, donde la flor -ese manto de levadura que protege y aisla al vino de cualquier atisbo de oxidación - es la protagonista.
Intenso en aromas, levadura, panadería, algo de notas cítricas, flores blancas. En boca es seco, refrescante, pleno, rotundo, largo.
A partir de aquí, más música, charla amena, risas, calor, mucho calor típico sevillano, y vino, buen vino.




Fino Tio Pepe en Rama 2014

Albariza, tiza y albero; viña, trabajo y suelo.

1 comentario:

  1. Me gustaría saber si también venden Vino a granel ya que me gustaria ofrecerlo en mi negocio

    ResponderEliminar