6 sept. 2012

A la Champaña con Jordi Melendo

Un paseo por los terruños del Champagne.

Aunque un poco tarde, no quiero dejar pasar más tiempo para traer a este blog la que para mi ha sido una de las mejores catas a las que he tenido el placer de asistir este verano. Y como no, tuvo que ser en La Sacristía del Marco de Jerez, en Sanlúcar de Barrameda: una genial cata de champan francés de la mano de uno de los grandes expertos en estos vinos, Jordi Melendo, excelente su blog "Passion for Bubbles".
Y escribo a conciencia eso de "champan francés" sabiendo que soy, a conciencia también, redundante, para hacer hincapié en su procedencia, ya que al menos aquí en el sur - ya no sé en el norte - se sigue llamando champan a todo aquél vino que haga !PUM! cuando se descorcha, venga de donde venga, y esto créanme que es así.

Champagne
Un aserto anónimo dice del Champagne: "Merecido en la victoria; necesario en la derrota". 
!Qué gran frase! Pudo haberlo dicho Napoleón, quizás algún zar ruso, no se sabe. La que sí se sabe quién la dijo fue la siguiente: "Ante el Champagne, se detiene mi patriotismo", el Canciller aleman Otto von Bismarck, ¿quién diría hoy día algo semejante de algún otro vino?

De entrada, la cata empezó de manera muy diferente a las demás catas a las que he asistido: Jordi mandó descorchar el primero de los vinos un Phillipe Gonet Roy Soleil Brut Blanc de Blancs Gran Cru y mientras disfrutábamos del mismo, nos puso el siguiente vídeo:


(Vídeo oficial de la candidatura Coteaux, Maisons et Caves a Patrimonio Mundial de la Unesco).

¿Donde hay que votar? Que cuenten conmigo, pero ya!.
Una auténtica gozada este blanc de blancs*, 100% Chardonnay, con 30% de crianza en barricas de roble, y después 4 en botella.
Era de una finura sublime. No pudo, Jordi,  elegir mejor este primer vino, un champagne que como él mismo dice "...habla por sí solo". No hacen falta palabras. Los hermanos Pierre y Chantal Gonet, séptima generación, elaboran estos vinos en el pequeño pueblo de  Le Mesnil-sur-Oger, en bodegas cavadas  que datan de 1783. Ahí es nada.


Después comenzó el desfile: Diebolt-Vallois Prestige Brut, también Blanc de Blancs, procedente de Cramant, en plena Côte des Blancs, un viñedo, el de Cramant, clasificado como Grand Cru, donde los suelos calizos hacen de cuna perfecta para la Chardonnay, un terroir magnífico para un vino magnífico: los blanc de blancs. Elaborado con una mezcla de vinos con una crianza de 2-3 años en sus bodegas subterráneas.
Exquisito. Adoro la Chardonnay.

Vámonos por el tercero...Marie Courtin Résonance Extra Brut 2007, aquí ya nos olvidamos de las blancs y empezamos con las noirs. Pinot noir 100% y elaboración biodinámica. Parcela de  apenas 2 Ha. de Pinot noir de unos 40-50 años, situada en Polisot, en Aube (Côtes des Bar), otra - digamos - subzona de la Champaña. Nada menos que 30 meses en contacto con las lías,  y con un cuidado meticuloso a la hora de vinificar partidas muy pequeñas, siempre de una sola viña, de una sola cosecha y de una sola variedad, por supuesto. Con levaduras naturales, sin dosificar, sin apenas intervenir en el proceso de elaboración. Un vino natural. Un vino singular.
Creo que tuvimos gran fortuna en catar este más que exclusivo champan, de producción limitadísima y, claro está, sublime.


"Lo va a tener difícil, este Jordi, si pretende ir subiendo el listón en calidad con los 5 o 6 vinos que quedan" - pensé en esos momentos. Armando empieza a servir este 4º vino de la noche: Bourdaire-Gallois Brut. Sin añada, ("non vintage", NV, dicen ellos). Otra elaboración minimalista de un pequeñísimo productor - apenas unas 60.000 botellas cada año- de Pouillon, en Massif de Saint-Thierry, al NO de Reims, de una bodega familiar, que pasa de generación en generación (en estos casos a mi tampoco me importaría heredar la profesión de mis padres).
Un vino 100% Pinot meunier, una variedad que rara vez veremos fuera del contexto del Champagne, fino, delicado, suavísimo, y muy frutal.

La cosa continua, Jordi está entablando una ardua dialéctica con la audiencia, aclarando conceptos: brut nature, licor de expedición, licor de dosificación, lías, rimas...ufff! (me sentía algo extraño al presenciar nociones teóricas muy básicas con estos vinos tan complejos).
Armando a lo suyo, descorchando con cuidado y mandando descorchar a uno de los asistentes (a mi que no me lo pida que me creo Jorge Lorenzo y la lío parda).
Pasa por mi lado y apenas distingo una sencilla etiqueta con poco texto: Fleury Fleur de L´Europe Brut Nature otro champan de pequeño viticultor, uno de los primeros en empezar con ese concepto tan etéreo de la biodinámica también en la Côte des Bar; suenan en la sala conceptos aristotélicos, "aire, tierra, agua, fuego" ¿la teoría de los cuatro elementos? ¿alquimia?¿he vuelto en una especie de flashback a mis clases de filosofía de COU, !!por Dios!! Si yo estaba en una cata de Champagne...me lo corrobora un sorbo de esta Flor de Europa, increiblemente fresco...
- Armandoooo!! ¿paramos y vovemos mañana?
- Nooooo, seguimos.
Et le vin sexième était...(llegados a este punto yo ya tenía un dominio del francés total...) Moussé Fils Millésime 2007, un blanc de noirs con un 90% de Pinot Meunier y un 10% de Pinot Noir. Una auténtica mousse espumosa, no puede tener un nombre más apropiado, elaborado únicamente con mostos yema, y unos 50 meses de crianza, !!hala!!
Notas de bollería selecta de mantequilla, muy afrutado,...Hummm!!!, procedente de un pequeño viñedo en Cuisles, una micropedanía cerca de Chatillon-sur-Marne, en el Valle del Marne - obvio - el principal río que cruza de este a oeste la región. De nuevo nos encontramos con una finca heredada de padres a hijos desde el siglo XIX, primero vendiendo las uvas a grandes casas champaneras y más tarde, hartos de la especulación y las fluctuaciones de los precios, en 1920 deciden elaborar y embotellar su propio vino. Siempre aplaudiré este tipo de decisiones. Bueno, historias aparte, el vino es soberbio, se me agotan los calificativos.


He de reconocerlo...creo que a estas alturas dejé ya de prestar atención al ponente, Armando seguía descorchando botellas, mi compi de mesa "Novena Provincia" no paraba de balbucear palabras ininteligibles en francés como queriendo ligar conmigo, y nos llega este Chartogne-Taillet Brut 2004, de una casa situada en Merfy, en el Macizo de Saint-Thierry. Aquí nos encontramos con el primer vino que mezcla uvas tintas con uvas blancas (60% Pinot Noir, 40% Chardonnay), de suelos arcillosos, un pequeño aporte de licor de expedición (6 g./L) le da un puntillo goloso, no está mal, pero me quedo con el Resonance.

De nuevo levanto la mirada cuando veo un par de ovejas en la pantalla, pero unas ovejas horrendas que me están mirando...debe ser cosa de las famosas bubbles. Vuelve de nuevo la biodinámica, y resulta que éstas son unas de las protagonistas. El famoso terroir llevado al límite, vinificar por separado las parcelas, cubierta verde de hierbas entras las hileras de cepas, y estás dos campando a sus anchas. Suelos arcillosos con alguna capa calcárea, y raíces que atraviesan las dos capas ¿un doble terroir? ...creo que se me está yendo la olla!!...la mineralidad al poder.

Seguimos continuando...Armando viene con una botella que me suena; !!Un Gosset!! Recuerdo que compré una vez el básico de la casa, el Excellence, y era fantástico, sobre todo el precio en el Makro; luego recuerdo coincidir con Dimas Perea, de Vinos Perea, en Cordoba en una muestra de vinos en la que éramos vecinos de mostrador y me dio a probar un dos o tres más de la misma casa, todos con la característica botella rechoncha y etiqueta en plan corbata, uno fue un Rosé, otro un Millesimé...este flashback sí que me ha gustado.
El vino es un Gosset Brut Gran Reserve. Es una mezcla de vinos de reserva de 3-5 años, el primero de la cata que incluye las tres variedades oficiales: Chardonnay (43%), Pinot Noir (42%) y Pinot Meunier (15%)... ¿blancas y negras? ¿un blanc de gris? No, es broma... otro prodigioso vino de una de las casas más antiguas de Champagne, ...pues ya tiene que ser antigua, pues sí que lo es: desde 1584, nada más y nada menos, desde la época del mismísimo Miguel de Cervantes, ¿Cómo sería el champan del siglo XVI...?



Y llegamos al principio del final...Henri Abelé Millésime 1998 Reserve, (60% de Chardonnay, de la Côte des Blancs, y 40% Pinot Noir, de Reims), aunque del grupo Freixenet (ahí ya le hemos quitado un poco de glamour a la noche, eh?) Bueno, pero si lo trae Jordi tiene que estar a la altura. Supongo que una buena guinda para este pastel tan burbujeante, con 6 años de crianza en bodega, ..."el perfecto Champagne de degustación para los amaters de los vinos complejos"...o eso me ha parecido leer por ahí, pero yo ya, por entonces, no distinguía nada.




Como comprenderán después de una cata así, la gente se puso a charlar, a charlar, a charlar...los que se conocían...los que no se conocían, etc, etc.




Notas:
*literalmente, blanco de blancas, es decir, un vino blanco elaborado a partir de uvas blancas, ya que otros están hechos con uvas tintas y se denominan Blanc de Noirs, aunque en estos casos no suele ponerlo).

Agradecimientos.
Gracias Jordi Melendo.
Gracias Armando Guerra.
Gracias Novena Provincia, bueno gracias a Pilar, que ese día no estaba para catas y Novena se acordó de mi.
Y gracias Inma, ...por ir a recogerme.

10 comentarios:

  1. Gracias...compi de mesa, je, je!! Aquí intentando dominar el francés pero no se deja, el tío.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Muy instructiva y divertida crónica. Du bist en Grosse Crack¡¡ (que estuve en alemania y hoy ha venida frau Merkel).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja!! Gracias Pepe...no sé lo que me has llamado pero seguro que es un piropo...
      Saludos.

      Eliminar
  3. Que bueno! Teníais que tomarle las medidas a Armando para irle encargando una estatua. Vaya catas que ha programado este verano! El año que viene me apunto fijo.
    Saludos
    Vicente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que el listón se lo pone cada vez más alto, y el tío lo supera...es el Sergei Bubka de las catas. Lo de la estatua lo tendremos en consideración, je, je!!

      Eliminar
  4. Y que lo digas, Jorge...un verdadero lujo, además, contar con sitios y personas que organicen semejantes catas...ten en cuenta que la de los Jura fue el mismo día, pero por la mañana...je, je!!

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Qué lujazo, si señor. Yo quiero que me inviten a una de esas!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Pues sí...Smiorgan, de vez en cuando hay que darle vidilla al cuerpo. No sabría con cual quedarme...los Chardonnay, el Resonance...todos fantásticos.

    ResponderEliminar