30 nov. 2012

Manzanilla Fernando de Castilla Classic

Manzanilla Classic
Palomino 100%
15% vol.
Bodega Rey Fernando de Castilla
D.O. Jerez

La bodega jerezana Rey Fernando de Castilla es una bodega, me consta, bastante desconocida para una gran mayoría de la población española, y lo que es más grave, para una gran mayoría de la población gaditana.. Y sin embargo, es una bodega, pequeña eso sí, que se ha sabido ganar a pulso el prestigio del que hace gala con frases como :"La bodega más selecta de Jerez", "Vinos de Jerez de calidad superior", ...que pueblan su ideario.
Fundada en 1837 por la familia Andrada-Vanderwilde, de larga tradición vitivinícola en la zona, es en el año 2000 cuando Jan Pettersen se hace con el mando de la bodega de la calle Jardinillo, en pleno barrio de Santiago, en Jerez, para dar un cambio trascendental en la imágen  de la misma, creando la actual gama de vinos y brandys. Jan Pettersen, aunque es noruego de nacimiento, lleva unos 30 años ya entre nosotros tras sus 15 años en Osborne más los que ya lleva con su bodega, así que experiencia y conocimiento en los vinos de Jerez no le faltan.

El caso es que me sorprende desde hace tiempo cómo muchas bodegas jerezanas tiene marcas de manzanilla, como es el caso que nos ocupa, González Byass con su Manzanilla El Rocío o Williams & Humbert con la Manzanilla Alegría, por poner dos ejemplos.
En este caso nos encontramos con una gran manzanilla, que está muy por encima de las llamadas comerciales, lo cual no me sorprende pues si algo caracteriza a la bodega Fernando de Castilla es la altísima calidad de sus vinos incluso de esta gama - no le quiero llamar baja - denominada Classic, para diferenciarla de la gama alta Antique, que cuenta con un soberbio palo cortado, que cada vez que lo pruebo me parece más increible. Aquí conté algo sobre el mismo.
Volviendo al vino de hoy, que se me va la cabeza, esta Manzanilla Classic tiene una crianza media bajo velo de flor de entre 48 y 54 meses, según me informan en la bodega, eso son si no me equivoco, entre 4 y 4 años y medio, lo cual la hace no muy vieja, pero tampoco es una manzanilla fina, que suele estar más cerca de los 3-4 años de crianza media, pero se nota que es una manzanilla muy bien hecha. De inicio te da unas notas que te descolocan un poco, hierbas aromáticas, levadura de pan, al rato afloran las clasicas notas de almendras, y esas notas salinas y yodadas que hacen que estos vinos sean tan especiales.
En boca es muy cremosa, fresca y ligera, donde de nuevo surjen  los toques de bollería y recuerdos salinos. Tiene un agradable final muy largo, y muy diferente de las demás, incluso las en rama que he catado recientemente. A la vista es algo apagada, de color amarillo dorado, con una buena lágrima.
En definitiva, una bodega a tener muy en cuenta - los que me siguen saben lo que hago - y una manzanilla más muy pero que muy recomendable para sorprender a los amigos. Solo me falta hacerles un visita, que está pendiente.
Ah, y no les he hablado de los brandys...


Gama Antique de  Fernando de Castilla

2 comentarios:

  1. Si señor. La probé hace unos meses en Madrid y me he vuelto incondicional.

    jaime

    ResponderEliminar
  2. Es una manzanilla auténtica, Jaime, es verdad pero distintos matices la hacen diferente a todo lo que había probado hasta ahora, tanto finas como pasadas, tanto comerciales como en rama.
    Esto de las manzanillas es un mundo aparte.
    saludos.

    ResponderEliminar