26 dic. 2011

El vino de Navidad 2011: Taberner 2007 Magnum

Este año, como no podía ser de otra forma, el vino de la comida de Navidad ha sido Taberner 2007, en formato magnum, y dada la alta asistencia en la mesa, hicieron falta dos, más una de tamaño normal. Y no es por nada, pero el vino del magnum, aun siendo de la misma cosecha, no tenía nada que ver con el de la botella normal. Algo que, aunque sabido, resulta sorprendente cuando lo experimentas por ti mismo. El vino del magnum, incluso recien abierto apenas necesitó unos minutos para expresar toda la potencia aromática de esta Syrah gaditana, mientras que la botella normal, mostró notas de reducción que tardaron en desaparecer, parecían vinos completamente diferentes.
Taberner 2007, tercera cosecha de este gran vino de Huerta de Albalá, mantiene en su coupage la presencia mayoritaria de la Syrah, complementada con Merlot y Cabernet Sauvignon, e igualmente pasa una crianza de 12 meses en barrica de roble francés, como sus antecesores.
Un vino que impresionó a los asistentes tanto por fuera como por dentro, y es que cualquier botella magnum ya es espectacular en sí misma. Acompañó a la perfección con un auténtico american turkey, un enorme pavo relleno al horno con guarnición de farsic, esa especie de compota asada de orejones, ciruelas pasas y manzana, junto con frutos secos, como piñones y nueces.Tradicional plato de Navidad en mi casa desde que tengo uso de razón.
Los demás vinos para este gran día familiar de Navidad fueron una manzanilla Solear en rama de Barbadillo, para un poco de jamón ibérico, unas tostadas con foie y langostinos de Sanlúcar,  un cava Codorniu Extra Brut, para una pastel de marisco y piña,  el mencionado Taberner 2007,con el dichoso pavo,  y para los postres una gran selección de generosos andaluces: Pedro Ximenez Gutierrez Colosía, de El Puerto, Moscatel Zumbral, de Málaga, y PX 1989 de Sauci, del Condado de Huelva, extraordinario este último.

Grandes vinos, no solo por el tamaño, para una Navidad en familia. Y gran familia también, que sigue creciendo tanto en tamaño como en número...(pronto no cabremos, Mamá!!)...que terminamos cantando aquello de "Miralá, miralá, miralá, miralá...la Huerta de Albalá....!!!!   ay, esa guasa gaditana donde las haya.






5 comentarios:

  1. ¡ Un abrazo Guillermo ...!

    Magnífica cena , la nuestra más modosita con las niñas en familia ( los 4 ) con los entremeses consabidos de jamón, queso manchego y tostas de foie con manzana caramelizada, un carré de cordero con verduras plancheadas, y de postre mazapán casero , de vinos una manzanilla "saca de Otoño", champagne de Ambonnay (el Brut Gran Crú de Marie Noelle Ledru) con una seria etiqueta negra que es pura seda en nariz y boca... de postres nos bebimos un vino de garnacha tintorera (negro como el tizón) Tintoralba que es como una chuche....

    ¡¡ Felices Fiestas !!

    José-Augusto (9ªProvincia)

    ResponderEliminar
  2. Vaya! Repetimos de nuevo con la saca de otoño...je, je!! Es que está muy buena esta manzanilla, ayer a más de uno se le caían dos lagrimones, que tenían a la San León clásica como lo más de lo más,los que viven fuera, claro, que es verdad que también es magnífica, pero cuando pruebas estas cosas se caen unos pocos de mitos...no?
    Saludos. Buena cena también tú, con Champagne der güeno, no?

    ResponderEliminar
  3. No sabía que Huerta de Albala tb tenía magnums. ¿También hay de Barbarosa? Tiene que ser impresionante por el diseño de esa botella... ¡Hemos coincidido en hablar de la misma bodega en nuestros respectivos blogs... Taberner y Barbarosa, dos grandes vinos. Felices Fiestas!!

    ResponderEliminar
  4. Si te gusta el taberner, has probado el regajal selección especial de madrid?. No los comparo pero son del mismo " corte". Anda q lo habéis hecho mal eh?

    ResponderEliminar
  5. Pues no, amigo Sibarita, no he tenido la ocasión de probar ese Regajal, y ya he oído hablar bastante de él. Habrá que buscarlo más intensamente.

    Saludos, Jorge.

    ResponderEliminar