18 jun. 2013

World Sherry Day 2013: Solera 1933 (2ª Parte...)

Seguimos con la descripción de lo que fue nuestro evento Solera 1933, una reunión de amigos unidos en torno al Sherry y participando en el World Sherry Day...
En esta segunda parte me voy a centrar en los grandes vinos de bodegas jerezanas que tuvimos la ocasión de catar, y para comenzar, nada menos que 3 representantes de la excelsa gama de "Finos Palma" de González Byass, formada por los finos "Fino Una Palma", "Fino Dos Palmas", "Fino Tres Palmas" y un cuarto vino ya, por razones obvias, sin el apelativo de "Fino", llamado "Cuatro Palmas".

Leo en el libro Jerez, de Julian Jeffs: "El término "palma", se reserva para los finos de mejor calidad, que poseen un aroma particularmente limpio y delicado. A medida que el vino envejece recibe los nombres de "dos palmas", "tres palmas" o "cuatro palmas", pero se trata de una clasificación arbitraria; el bodeguero puede poner la línea divisoria donde quiera, por consiguiente, la palma de un bodeguero puede equivaler a las tres palmas de otro".

Estos vinos fueron seleccionados bota por bota por miembros de la propia familia de la bodega, así como por un grupo de expertos, tras catar más de 150 botas de las distintas criaderas del Amontillado Viña AB.

Fino Una Palma.-  Este vino procede de la 4ª criadera del Amontillado Viña AB, situada en la pierna nº 20, o sea en la andana nº20 que a su vez se haya en el segundo piso, de los 3 que tiene, la Gran Bodega Tío Pepe, construída en 1963 por el arquitecto Eduardo Torroja. De 142 botas que forman la criadera, se seleccionaron sólo 4, para embotellar finalmente una muestra de 600 unidades de 50cL. El vino es un Tío Pepe en plena madurez,con finura,  mucho más profundo, con más color, sin filtrar - naturalmente -pero increíblemente elegante, con unos 6 años de vejez media.
Fino Dos Palmas.- En este caso descendemos a la 3ª criadera - pero ascendemos en edad - de la misma solera del Amontillado Viña AB; una criadera formada por 150 botas, en la andana o pierna nº 19 de la Gran Bodega Tío Pepe. Se seleccionaron 3 botas, y de ahí se embotellan 360 unidades de 50cL. Las botas ya apenas mantienen un velo muy fino de flor, con más de 8 años de vejez media. Este es un vino ya más maduro, de extraordinario aroma, muy equilibrado y de gran intensidad en boca. Fantástico.
Fino Tres Palmas.- Aquí ya nos encontramos con un verdadero Fino Amontillado, seleccionado de la 1ª criadera del Amontillado Viña AB, de las andanas o piernas nº 17 y 18 del segundo piso de la Gran Bodega Tío Pepe. Un vino con más de 10 años de crianza media; botas con poca o ninguna flor. Un vino que gana complejidad, con claras notas ya de oxidación, muy potente. Un vino tremendo.
Y nos faltó catar el "Cuatro Palmas", un amontillado ya viejo, de unos 45 años de crianza media. Ya le llegará el día.
Estos tres vinos fueron una magnífica aportación de nuestro amigo Eloy, fueron unos vinos verdaderamente sorprendentes.

Siguiendo con los vinos con algo de crianza biológica, le tocó el turno al Amontillado Old & Plus de Romate; una de las bodegas más antiguas de Jerez, fundada en 1781; un vino procedente de la sacristía de la bodega, una verdadera joya, tanto por dentro como por fuera. Esta línea de vinos, formada por el amontillado, el oloroso y el Pedro Ximénez, se remonta al mismo origen de la bodega.
En concreto el amontillado tiene una vejez media superior a los 30 años, certificado como VORS, pero que sin duda supera con creces esa edad. Como curiosidad, el diseño de esa botella de 50 cL. está inspirado en las botellas del tipo "Ship´s Decanter" de la Royal Navy del siglo XVIII.
Otro gran vino viejo, jerezano, de una calidad extraordinaria; intenso, muy complejo, con el carácter seco y punzante de los buenos amontillados viejos.

Después pasamos a los vinos de crianza oxidativa, entre ellos los olorosos. Aquí ya no hay ninguna presencia de velo de flor, son vinos que se han oxidado por el contacto con el oxígeno prácticamente desde su origen.
Oloroso Antique, de la bodega Fernando de Castilla, una de mis bodegas favoritas, y quizás de las más desconocidas de Jerez. Hacen unos vinos y unos brandys que son un prodigio.
De esta gama Antique ya les he contado algo en este blog, es una gama de vinos viejos, exclusivos, presentados en botellas modernas, transparentes, de 50 cL. formada por un fino, un oloroso, un amontillado, un palo cortado y un Pedro Ximénez, todos de una calidad indiscutible. Con más 20 años de vejez media, aunque no aparece certificado como VOS, es un vino magnífico, con notas de brandy, fruta escarchada, maderas viejas, barnices, tostados, de una complejidad abrumadora. Para beber a pequeños sorbos y disfrutar.

El siguiente fue otro oloroso viejo, otra joya enológica, el Oloroso Solera 1842 de Valdespino. Este sí certificado como VOS (Very Old Sherry) con más de 20 años de vejez media. La gama de vinos viejos de Valdespino es una verdadera delicia. Vinos viejos certificados como VOS o VORS (Very Old Rare Sherry) procedentes de soleras fundadas hace más de 100 años.
Este Oloroso Solera 1842 está elaborado con Palomino y un pequeño aporte de Pedro Ximénez que se le añade en sus últimos años de crianza. Por tanto, es un oloroso ligeramente dulce pero con la acidez de los olorosos secos, así que el contraste es brutal. Me encantó este vino, que no había catado nunca. Para repetir.

Y para terminar, y siguiendo con los olorosos, de nuevo nos encontramos con un Oloroso viejo también dulce, Jerez Oloroso Viejo Abocado La Raza, de Bodegas Domecq; un vino que ya no se comercializa, de las antiguas bodegas Domecq, hoy disgregadas; este vino formaría parte de la gama de vinos de Domecq que hoy día son de Lustau, como el Fino La Ina, el Amontillado Botaína, etc..Me sorprende el término "abocado", una palabra en desuso, que hace mención a vinos ligeramente dulces - tocados de dulce, como se dice - pues también llevan una pequeño aporte de  Pedro Ximénez. Un vino que sorprende a pesar de estar embotellado hace más de 10 años, que se tomó algo fresco, en un día bastante caluroso, y que fue una delicia
Su color caoba oscuro, y su notas de brandy viejo me gustaron mucho.Una verdadera pena que se pierdan estas marcas aún no sé por qué motivo.



Finalizo este 2º capítulo de nuestro particular homenaje al sherry, esta vez con vinos jerezanos como protagonistas, con todo lo que dió de sí el World Sherry Day 2013.
Para leer la 1ª Parte:

No hay comentarios:

Publicar un comentario