11 ene. 2013

Roussane de Gaï-Kodzor...desde la misma Rusia.

No debe ser muy frecuente, creo yo, tener la oportunidad de probar un vino de un procedencia tan remota como Rusia. No tanto por la distancia, gracias a Dios hoy en día nos resulta fácil toparnos con vinos de Chile, Argentina, Sudáfrica o Nueva Zelanda, que están mucho más lejos, sino por que incluso dentro de la vieja Europa uno nunca piensa en Rusia ni siquiera como región con una viticultura - digamos - emergente. En uno de mis primero libros de vinos, de los varios que tengo por casa, aparece una única página para describir muy por encima algunas experiencias vitivinícolas en el entorno del Mar Negro y las costas de antiguas repúblicas soviéticas como Moldavia, Ucrania, etc. Parece ser que en 1990, Sotheby´s subastó más de 13.000 botellas de vino de cosechas entre 1830 y 1945, procedentes de la antigua bodega del zar en Massandra, en la península de Crimea.
El caso es que Massandra formó parte en su día del elenco de regiones históricas de reconocido prestigio vinícola junto con Tokaj, Sauternes, Oporto, Jerez, etc...vinos dulces consumidos durante décadas por reyes, zares, emperadores y todos sus adláteres.
(Imágen de wineterroirs.com)
Precisamente de la costa del mar Negro, de la región de Krasnodar, procede este vino que me hizo llegar mi colega blogger Denis Shumakov, un apasionado de los vinos de Jerez al que tuve ocasión de conocer en su visita a Huerta de Albalá. Esta bodega Gaï-Kodzor, situada en una pequeña localidad del mismo nombre, es un proyecto joven - de 2006 - fruto de la colaboración de otro Denis, Denis Kuznetsov, con el francés Alain Dugas, manager director de Chateau La Nerthe, en Chateauneuf-du-Pape y el enólogo francés Benjamin Carteyron. Así que nos encontramos, basicamente, con un concepto de vinos muy al estilo del Ródano, con variedades de uva como esta Roussane, y otras blancas como Viognier, Moscatel, ...y tintas como la Garnacha (Grenache), Monastrell (Mourvedre), Merlot o Syrah; también la Gewurtztraminer...que no es ni blanca ni tinta,sino todo lo contrario, en resumidas cuentas variedades muy frecuentes en toda la Côte du Rhone...de norte a sur.
El viñedo, de unas 70 Ha. es bastante pedregoso, dicen que muy similar a los de Chateauneuf-du-Pape, como se ve en la foto, pero se hicieron multiples análisis de muestras de suelos que fueron llevados a laboratorios especializados en Francia para determinar que parcelas eran las mas adecuadas para según qué variedad.

(Imágen de upokrovki.ru)

En Chateauneuf-du-Pape, la uva Roussanne suele ir mezclada en coupage con Marsanne. Este vino, 100% Roussanne, ha sido sin duda la nota exótica del año 2012; un gran vino blanco, muy elegante, muy aromático pero sin llegar a atosigar la pituitaria con esas notas a frutería. Brillante color amarillo dorado, algo pálido, está pleno de matices aromáticos florales, de fruta blanca, sobre todo una pera madura muy marcada. En boca es suave, muy fresco, con muy buena acidez. Tiene un buen final, muy refrescante. Un excelente vino hecho a conciencia...a imágen y semejanza de los blancos del Ródano norte, pero en Rusia.
Thank you again, Denis...


No hay comentarios:

Publicar un comentario